Amancio Ortega elimina los puntos negros de su negocio inmobiliario

stop

El fundador de Inditex liquida Esparelle SL, que posee el 50% de la única de sus empresas que arroja pérdidas con el ladrillo

Amancio Ortega

13 de febrero de 2014 (02:00 CET)

Amancio Ortega no sólo es el rey de la moda en España, también lo es del ladrillo. Sus negocios inmobiliarios van viento en popa. En el portfolio de su principal vehículo de inversión en el sector, Pontegadea, se encuentran muchos de los edificios más emblemáticos no sólo del mercado nacional, también del extranjero. No obstante, el fundador de Inditex también tiene puntos negros en sus inversiones aunque, eso sí, se afana en darles carpetazo rápidamente.

Ortega ha iniciado la liquidación de Esparelle SL, administrada por el vicepresidente de Inditex, José Arnau Sierra. Se trata de otra de las sociedades a través de las que invierte en el ladrillo. Poseedora del 50% de Esparelle Inmobiliaria, presentaba un patrimonio negativo de más de cinco millones de euros en 2010. El resultado de explotación de la compañía ese ejercicio fue de 1.000 euros en números rojos y su ebitda, resultado antes de impuestos, de 65.506 euros en negativo.

Negocios con Restaura

La memoria de aquel ejercicio indicaba que a pesar de presentar un patrimonio neto negativo, la sociedad había esquivado la disolución al haber recibido un préstamo participativo de una sociedad vinculada.

Esparelle SL, la compañía que ahora liquida Ortega, administró en tiempos varias sociedades herederas de la etapa en la que el dueño de Inditex se asoció con Restaura (Gadea Restaura y Paseo de Gracia 16, hoy extinguidas), promotora catalana con la que tuvo negocios conjuntos en los años dorados del ladrillo para la compra y rehabilitación de inmuebles de primer nivel. En la actualidad mantenía el 50% de Esparelle Inmobiliaria, mientras que la otra mitad permanecía en manos de Pontegadea Inversiones.

Esparelle Inmobiliaria

Los números de Esparelle Inmobiliaria reflejan como no siempre Amancio Ortega acierta. La compañía domiciliada en A Coruña cerró el ejercicio 2012 (el último del que ha presentado cuentas) con unos números rojos de 11,4 millones de euros. El importe neto de la cifra de negocios cayó de los casi 52 millones de 2011 a los 10,8 millones. Además, acabó el año fiscal con un patrimonio neto negativo que sobrepasaba los 72 millones. No obstante, también en este caso, un préstamo participativo de Pontegadea Inversiones por valor de 80 millones evitó la quiebra.

Entre otros inmuebles, Esparelle Inmobiliaria oferta pisos residenciales en la urbanización Jardín Botánico, en Málaga.

Una isla en un mar de beneficios


No obstante, los números rojos de estas sociedades son sólo una isla en el mar de beneficios que parece acumular Ortega en todos sus negocios relacionados con el ladrillo. Pontegadea Inversiones, su holding familiar, multiplicó casi por cuatro su patrimonio neto en 2012, que asciende a 11.670 millones de euros. Además, elevó un 30% los ingresos por arrendamiento de inmuebles hasta los 191 millones de euros. La mayoría de estos proceden de su participada Pontegadea Inmobiliaria.

Precisamente a través de Pontegadea cerró el pasado diciembre su mayor transacción inmobiliaria hasta el momento. La compra del bloque de oficinas Devonshire House, uno de los edificios históricos del West End de Londres, por 480 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad