Restaura alarga su agonía tres meses más

stop

Las numerosas sociedades vinculadas a la inmobiliaria demoran el concurso de acreedores

26 de diciembre de 2013 (21:53 CET)

Restaura tiene encaminado el pacto con los acreedores para superar la actual situación concursal, pero el proceso será más largo de lo inicialmente previsto. La compañía esperaba superar su insolvencia estas Navidades. Finalmente, alargará su agonía hasta abril, aseguran fuentes empresariales.

Las numerosas sociedades vinculadas a la inmobiliaria de la familia Solano, algunas en el extranjero, han complicado la gestión de la insolvencia. Han requerido pactos individuales con los acreedores y los actores cambiaban en las distintas compañías, detallan los mismos interlocutores.

Apertura de la fase de convenio

La administración concursal, realizada por Leandro Martínez-Zurita de MZ Abogados, presentó antes de fiestas el informe definitivo para abrir la fase de convenio. El titular del Juzgado de lo Mercantil 3 de Barcelona, José María Fernández Seijó, deberá convocar la junta de acreedores en los próximos días.

La nueva previsión fija este encuentro antes de Semana Santa. Los gestores de Restaura podrán aprovechar el tiempo extra que han ganado para cerrar algunos frentes abiertos que mantienen con los acreedores, la mayoría entidades financieras, --entre ellos, BBVA y Caixabank-- y Hacienda.

SAREB

En el capítulo de negociaciones pendientes tiene un apartado destacado la Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB). El banco malo ya se ha enfrentado con los gestores de la inmobiliaria por intentar quedarse con uno de los activos más valiosos del proceso, un edificio en Puerta del Sol de Madrid. Concretamente, el número 9, valorado entre 30 y 36 millones de euros.

Con todo, la posición de la SAREB no compromete el ansiado convenio con los acreedores. Su posición es de crédito privilegiado, por lo que se desvincula de este pacto.

La familia Solano declaró el concurso voluntario de acreedores a finales de septiembre de 2011. Reconoció unas deudas de 300 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad