Restaura pone en venta Casa Labra

stop

El famoso restaurante es el único que ha presentado una oferta para quedarse en Puerta del Sol

Restaurante Casa Labra, en Puerta del Sol de Madrid | ED

27 de septiembre de 2013 (21:23 CET)

Casa Labra es una taberna centenaria situada en el corazón de Madrid, en Puerta del Sol. Sus paredes pasarán a la historia por ser donde el 2 de mayo de 1879 Pablo Iglesias fundó el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Una placa en el local ha recordado durante muchos años la efeméride. Y, al parecer, continuará así por mucho más.

El titular del juzgado de lo mercantil número 3 de Barcelona, José María Fernández Seijó, ha autorizado a la inmobiliaria Restaura (en concurso desde noviembre de 2011) a vender el local a sus propietarios, la tercera generación de la familia Molina. Ellos son los únicos que han presentado una oferta para que el famoso restaurante no cambie de ubicación, aseguran fuentes empresariales.

El recurso de SAREB

El establecimiento deberá lidiar con un obstáculo final: la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (SAREB).

El banco malo de España han recurrido la oferta de venta autorizada por el tribunal de Barcelona, según los mismos interlocutores. De nuevo, el magistrado Fernández Seijó es quien tiene la última palabra. Los implicados en el concurso consultados por este medio señalan que el juez difícilmente cambiará su valoración, si la institución presidida por Belén Romana no aporta ningún documento que justifique por qué el restaurante debe abandonar Puerta del Sol.

Convenio con los acreedores


Casa Labra es el escenario de fondo de la pugna que mantiene SAREB con la concursada por la propiedad del inmueble. El edificio es la pieza clave de la continuidad de Restaura, pero el banco malo no quiere dejar pasar la oportunidad de hacer caja con él. Concretamente, con los créditos sobre la finca que heredó de NCG Banco. El número 9 de la Puerta del Sol está valorado entre 30 y 36 millones de euros.

Aunque SAREB se oponga al convenio de acreedores de Restaura, la inmobiliaria podrá llevar a buen puerto el pacto. Su voto no es decisivo e incrementan las adhesiones al documento. El camino está despejado para conseguir superar la insolvencia antes de que finalice el ejercicio.

Dos inquilinos más

Casa Labra es el inquilino más insigne del edificio, pero no el único. El juez ha firmado este septiembre la resolución de los contratos de arrendamiento de los locales en planta baja ocupados por el grupo de recreativos Citybell (de la multinacional Cirsa) y la cafetería Arysol. Ambas empresas declinaron presentar una oferta para comprar sus establecimientos, aunque no tendrán que abandonar de inmediato los locales. Pueden apelar.

Se espera la resolución definitiva antes de un año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad