La Reina Letizia | EFE

Andic es incapaz de devolver Mango a beneficios

stop

Las ventas de Mango no paran de caer pese al retorno de Isak Andic al frente de la compañía, que pierde 33 millones de euros

Barcelona, 10 de agosto de 2018 (13:33 CET)

El 2016 de Mango fue para olvidar: registró las primeras pérdidas de su historia y abortó el relevo que Isak Andic, presidente y primer accionista de la empresa, enfilaba en manos de su hijo, Jonathan. Con el magnate plenipotenciario ya al frente, la compañía confiaba en revertir la situación. Nada de eso: el rojo volvió a teñir los resultados de una cadena de moda que, además, recortó las ventas.

En un comunicado, el grupo del hombre más rico de Cataluña --con un patrimonio que ronda los 3.000 millones de euros-- revela unas pérdidas de 33 millones. “Han mejorado un 45% frente a los 61 millones negativos de 2016”, señalan. No obstante, obvian la comparativa de los ingresos, que caen casi el 3% desde los 2.260 millones hasta los 2.194 millones. Al mismo ritmo cayeron ya la pasada temporada, pues en 2015 las ventas rondaban los 2.330 millones.

Lejos quedan ya los beneficios de 120 millones de euros de 2013, que cayeron levemente hasta los 107 millones en 2014 e hicieron saltar las alarmas en 2015, cuando se quedaron en apenas 4 millones.

"En 2017 hemos verificado que la omnicanalidad y el fast fashion es el camino a seguir", señala el vicepresidente ejecutivo de Mango, Daniel López, que lamentó el mal funcionamiento del segundo semestre del año "debido a las altas temperaturas". El optimismo con el que afrontaba el año el directivo se emplaza ahora para 2018: "Confíamos en seguir mejorando, las ventas tuvieron un crecimiento sostenido en los últimos cinco meses".

Los indicios de optimismo de Mango

Mientras suma cada vez más macrotiendas, la textil acelera en el negocio online. Las ventas a través de la página web saltaron de los 294 millones hasta los 339,2 millones, un aumento del 15,3%, por lo que ya representan el 15,5% del total. "En vistas del excelente arranque, confiamos que las ventas por internet alcancen el 20% de la facturación a lo largo de 2019", auguran.

Pero la venta tradicional está lejos de desaparecer, y la cadena finalizó el ejercicio con 211 tiendas gigantes, 20 de las cuales se abrieron a lo largo del año. De este modo logró saltar de los 798.000 metros cuadrados hasta los 812.000 metros cuadrados en 12 meses.

De la mano de la expansión comercial, Mango comienza a mostrar síntomas de solidez financiera. A 31 de diciembre, el grupo logró recortar la deuda el 33% desde los 617 millones hasta los 415 millones. Además, según informó El Confidencial, el propio Andic negocia con Banco Santander, Caixabank y Banc Sabadell una refinanciación del pasivo, que en su mayoría vence entre 2019 y 2020.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad