Arturo Fernández, condenado por rebajas de sueldos injustificadas

stop

El grupo Cantoblanco, propiedad del presidente de la patronal madrileña, está obligado a restablecer las viejas condiciones de trabajo

09 de agosto de 2012 (21:21 CET)

El juzgado social número 33 de Madrid ha condenado al grupo Cantoblanco, propiedad de Arturo Fernández, presidente de la patronal madrileña y vicepresidente de la CEOE, a restituir los viejos sueldos a los trabajadores que sufrieron un recorte de horario y salario.

La empresa de Fernández, que ganó en enero de 2011 la contrata de las cafeterías de Ifema, redujo entre 1 y 2 meses al año los contratos de todos sus trabajadores fijos y fijos discontinuos, según informa la cadena Ser. El juzgado no considera justificados los recortes, puesto que la empresa del presidente de la patronal madrileña entregó los números de 2008, tres años antes de que recibiera la concesión de las cafeterías y en las que se acreditaban 186 millones de euros en pérdidas.

El grupo Cantoblanco presentó cuentas de elaboración propia que no fueron aceptadas por el juzgado, que considera que la compañía no ha cumplido con los requisitos formales para justificar la reducción de jornada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad