Arturo Fernández retrasa las nóminas en sus principales adjudicaciones

stop

CCOO asegura que los impagos son habituales en las cafeterías del Bernabeu, la sede de Telefónica, o en la administración pública

El presidente de Grupo Cantoblanco, Arturo Fernández | EFE

20 de enero de 2014 (21:02 CET)

El grupo Cantoblanco ha apagado un fuego este lunes al satisfacer todas las cantidades que adeudaba a los 119 empleados de las cafeterías de Ifema. No obstante, su máximo responsable, Arturo Fernández, también vicepresidente de la CEOE, aún no respira tranquilo. Comisiones Obreras (CCOO) informa que la compañía paga con retraso las nóminas de los empleados que trabajan en algunas de sus principales adjudicaciones.

Fuentes del sindicato aseguran que los atrasos son habituales en estos contratos de la división de restauración. Entre ellos, figuran los de las cafeterías del Bernabeu o la ciudad deportiva del Madrid, los servicios de restauración de varias grandes empresas (Telefónica, Orange o Metrovacesa) e incluso en algunos ministerios del Gobierno.

Forzar los pagos

“La situación se ha complicado desde este verano. La compañía paga con dos o tres semanas de retraso”, explican desde el sindicato. CCOO asegura que el problema es únicamente de Cantoblanco. “Sus clientes pagan con regularidad, es la empresa que juega a retrasar los pagos para solventar otros problemas”, aseguran.

Este nuevo episodio se suma ya a la larga lista de problemas con los empleados que el presidente de la patronal madrileña CEIM acumula. A principios del año pasado, Fernández tuvo que dar explicaciones por supuestamente pagar en negro a muchos de sus trabajadores. El empresario negó tales afirmaciones y aseguró que la situación en su empresa era regular. No obstante, aún pende una investigación judicial iniciada en la Fiscalía y otra obra de Inspección de Trabajo, según los mismos interlocutores.

El caso de Ifema

Grupo Cantoblanco ha satisfecho todas las cantidades que adeudaba a los 119 empleados de las cafeterías de Ifema. El pacto se ha logrado este lunes en un acto de mediación ante el Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid. Pese a que la empresa de Arturo Fernández ya no era la responsable del servicio --perdió la concesión el 1 de enero por su mala gestión--, los trabajadores le reclamaban dos pagas atrasadas.

Según el presidente del comité de empresa, Pedro Andrés Martín, de CCOO, "los trabajadores están satisfechos por haber podido finalmente cobrar sus salarios". Aún así, ha señalado que "no se debía de haber llegado a esta situación porque el pago de la retribución es un derecho de los trabajadores y no se debía haber llegado al extremo de la convocatoria de huelga".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad