stop

Grupo Vips estrena su local Wagamama con largas colas, bebidas caras y mesas compartidas. Es su última apuesta para mejorar sus números

Madrid, 29 de abril de 2017 (15:00 CET)

Wagamama, la última apuesta de Grupo Vips para mejorar sus cifras de ventas, ha comenzado su andadura con un enorme éxito de asistencia, pero con notables tropiezos en la logística y atención al local. En el número 45 de la calle Serrano, en su antiguo Starbucks, hay colas desde la apertura. Hasta 15 minutos de espera. La atención es rápida porque Wagamama, un restaurante asiático cuyo modelo ha sido importado del Reino Unido, ha ideado las mesas compartidas.

En cada mesa puede haber dos parejas desconocidas o cuatro clientes individuales. Eso facilita la operativa para hacer más ágiles las esperas y también aprovecha espacio. La rentabilidad del sistema ha sido muy pensada en Wagamama. Una barra mirando a la calle también garantiza explotar hasta el último espacio.

Zumo a 5,5 euros

La carta contiene platos asiáticos con fusiones de varios países. Tienen precio único. No hay menú ni promociones. Un plato principal ronda los 12 euros, pero la estrategia del margen es la misma que la de Starbucks. Los precios elevados están en las bebidas. Así, dos zumos naturales cuestan lo mismo que un plato principal. El tamaño grande de las bebidas tiene un precio de 5,5 euros.

Cuando los comensales ordenan la comida, un camarero anota los números del plato en los manteles de papel de cada mesa. Es un sistema que ayuda a los camareros a ubicar mejor a los clientes. Pero lo más desagradable de comer en Wagamama puede ocurrir a las parejas o a los grupos que van juntos.

Cada plato se sirve apenas sale. Y, en ocasiones, algunos comensales deben esperar demasiado a que lleguen los platos de sus acompañantes. Nunca llegan dos platos juntos. Los camareros lo explican hasta la saciedad a los clientes, lo que hace ver que hay quejas sobre el sistema.

La cocina se prepara a la vista de todos y deja ver el ritmo frenético de los trabajadores. La comida tiene una calidad aceptable pero el ticket con bebida asciende a los 20 euros sin postre ni café, un precio muy por encima al de otros restaurantes asiáticos con estilo y comida similar.

La reestructuración 

Vips, presidido por Plácido Arango, se enfrenta a una complicada situación con los restaurantes que trajeron la modernidad a España con cierres tardíos. También en Gino’s y en sus restaurantes singulares Lucca, Rugantino, Casa Tua y Tataglia. Si no fuese por los cafés muy rentables de hasta ocho euros que vende Starbucks, la empresa aún seguiría en pérdidas.

Vips tuvo que reestructurar su negocio con el cierre de decenas de restaurantes en toda España y todavía afronta una deuda de 40 millones de euros a cuatro entidades bancarias: el Santander, BBVA, el Sabadell y el Popular.

Es posible que tenga malos días en sus inicios y que Wagamama termine convirtiéndose en la gallina de los huevos de oro de Vips, compartiendo buenos resultados con Starbucks. De lo contrario, se añadiría a la lista de marcas del Vips con dificultades y números rojos.  

Hemeroteca

Franquicias
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad