Badalona busca grandes marcas para reflotar al Màgic

stop

El centro comercial negocia la instalación de firmas como H&M, Media Markt y Mercadona

Centro Comercial Màgic.

01 de octubre de 2012 (21:22 CET)

Las cuentas no cuadran en el Màgic de Badalona (Barcelona), el centro comercial inaugurado junto a la autopista C-32 junto al pabellón del Joventut, el equipo deportivo más emblemático de la ciudad. Ni la afluencia de público ni las ventas garantizan la sólida rentabilidad para la mayoría de marcas instaladas en el complejo, que acumula numerosos cierres de tiendas. Una de las últimas que peligra es la cadena Ingredients Café, una marca con 15 años en el sector, que está intentando una rebaja de alquiler para asegurar su permanencia.

El centro comercial, inaugurado sobre unos terrenos calificados en principio como equipamiento deportivo no termina de despegar. El Ayuntamiento de Badalona trabaja en un plan urbanístico para la ampliación del centro comercial, ya que la propiedad está convencida de que esta operación, que permitirá el asentamiento de tiendas más grandes, garantizará la viabilidad.

Negociaciones

El centro comercial no ha logrado ser un gran polo de atracción de consumidores de la zona, un mal que los comerciantes instalados en el recinto atribuyen a la falta de una gran tienda o supermercado. “Trajeron a supermercados Del Río, una cadena pequeña y poco competitiva. Necesitamos una marca como Mercadona o Carrefour”, explica el inquilino de un establecimiento en el centro comercial.

Fuentes cercanas a la gerencia aseguran que el centro comercial negocia la entrada de tres grandes marcas con la que esperan contener la caída del complejo. Media Markt, Mercadona y H&M ya mantienen contactos, según estas fuentes. Para los comerciantes y empresarios de la zona es un hecho la salida de Del Río. La cadena de supermercados no se ha pronunciado sobre el futuro del establecimiento.

600 millones de pasivo

La propietaria del centro comercial, Sacresa 2, es la única de las filiales del grupo empresarial de la familia Sanahuja que no ha podido llegar a un acuerdo para salir del concurso de acreedores en el que se encuentra inmerso desde julio de 2010. La empresa, con un pasivo de 600 millones de euros, no pudo salir a flote por falta de quórum en la junta de acreedores. El juzgado mercantil número 2, que intentó la liquidación a mediados de año, ha convocado a una próxima junta el 15 de octubre para concretar un acuerdo.

La ampliación del centro comercial también es una operación necesaria para mejorar las cuentas del Joventut, que acaba de salir de concurso de acreedores. La entidad cobrará 1,8 millones de euros si se concreta la ampliación de 145.000 metros sobre un suelo que el ayuntamiento pretende regalar al centro comercial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad