Baile de cifras el primer día de huelga en la fábrica catalana de Peta Zetas

stop

DISCREPANCIAS ENTRE LA DIRECCIÓN Y LA PLANTILLA

La planta de Rubí que fabrica el caramelo Peta Zetas

en Barcelona, 23 de febrero de 2015 (19:42 CET)

En la factoría de Rubí donde se elabora el caramelo Peta Zetas algunos trabajadores echan chispas, mientras la compañía asegura que el ambiente es de total normalidad. Las discrepancias entre la dirección y la plantilla se han hecho más que evidentes el primer día de huelga convocada por el sindicato UGT.

Este lunes, parte de los trabajadores han optado por los paros parciales previstos entre las 9:00 y las 11:00 horas. Sin embargo, saber exactamente cuántos han secundado la huelga parece misión imposible y depende de a quién se le pregunte.

Diferencias sobre la plantilla

Por un lado, la empresa explica que el seguimiento ha sido limitado. "De unos 50 empleados, la huelga ha sido seguida por sies trabajadores más tres miembros del comité", subrayan fuentes de Zeta Espacial.

No obstante, el presidente del comité de empresa y portavoz sindical, Francisco Peinado, insiste en que en la compañía trabajan una treintena de personas y que la mitad han optado por los paros. "Los 14 trabajadores que fueron sancionados han ido a la huelga. La compañía da otras cifras para llevarnos la contraria", explica.

Sanciones a 14 trabajadores

La mecha se encendía en Peta Zetas la semana pasada, cuando, tras la supresión de una prima a modo de sanción por desobediencia, un grupo de empleados decidía convocar paros de forma indefinida. Peinado insiste en que la empresa rehúsa acercar posturas o sentarse a hablar. "No quiere un acercamiento", asegura al mismo tiempo que recuerda que la huelga continuará si no hay acuerdo.

Cada una de las partes implicadas ene una visión particular de este conflicto laboral. UGT matiza que las sanciones impuestas a varios empleados estaban injustificadas y considera que son meras represalias. La compañía se apresura a señalar que es "falso" que los trabajadores sufran algún tipo de acoso.

Sobre las sanciones, Zeta Espacial detalla que el personal se negó a realizar una formación. "Su negativa, además de suponer el incumplimiento de los debereres como empleados, viola la normativa interna de conducta", añade. Pero el presidente del comité discrepa y remarca que no se recibió dicha formación como tal, sino que se trataba simplemente de un documento y de unas leves explicaciones por parte de un encargado. Sea como fuere, una quincena de trabajadores han dejado de cobrar una prima fruto de su negativa, lo que ha desencadenado una rebelión en la fábrica de Peta Zetas, con una parte de la producción afectada y sin un acuerdo a la vista.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad