Basf reclama la conexión ferroviaria con Francia para mantener su nivel de crecimiento 

stop

QUÍMICAS

Erwin Rauhe y Josep María García Tarragona, directivos de Basf España

01 de junio de 2011 (19:07 CET)

El grupo químico Basf asegura que para ellos “la crisis es una cosa del pasado”, en palabras del vicepresidente y consejero delegado de la compañía, Erwin Rauhe. En 2010 mejoraron el 22% sus ventas en España, elevando esta magnitud hasta los 1.317 millones de euros. Una cifra récord que sube en el primer trimestre del año: han facturado a terceros 413 millones de euros, el 43% más que el mismo período de 2010. Con todo, Rauhe señala la dificultad “de mantener estos resultados el resto del año”.

En su contra, enumera “la extrema volatilidad del precio de las materias primas, las incertidumbres geopolíticas del norte de África y las consecuencias del terremoto de Japón”. Asimismo, ha destacado el lastre que supone para su crecimiento las conexiones de Tarragona con Europa. El vicepresidente de Basf ha reclamado de nuevo que las administraciones inviertan “en una buena infraestructura de ferrocarril que facilite la logística y tenga ancho internacional”. Y es que para Rauhe la situación de esta factoría es clave: “Es la puerta de entrada al Mediterráneo”. Incluso disponen de atraque propio en el puerto tarraconense.

Los buenos resultados permiten a Basf invertir a lo largo del año 30 millones de euros en los 11 centros de producción de España. En Tarragona destinarán 12 millones de euros “entre un centenar de proyectos pequeños para ampliar la capacidad productiva de la factoría”, tal como ha explicado el director de la fábrica, Joan María García Girona. También trabajarán para terminar de integrar al grupo Cognis, que compraron en diciembre de 2010.

Revalorización de residuos

Entre los objetivos de este año en este centro de producción, está continuar colaborando con otras empresas que generen sinergias en la factoría. El último acuerdo lo han rubricado con Igest.Res, una compañía que está construyendo dentro del conglomerado de fábricas de Basf que se dedicará a la revalorización de residuos. García Girona ha afirmado que la planta de reciclaje empezará a funcionar “durante el verano”.

Aquí el win win entre ambos actores es claro: Igest.Res obtiene energía de la química más barata y Basf revalorizará sus residuos dentro de las instalaciones de Tarragona. Desde el grupo señalan el ahorro que supondrá en desplazar residuos, tanto económico como medioambiental.

Actualmente, las instalaciones de Tarragona ya acogen a otras cuatro compañías en varios proyectos de colaboración estratégica. Entre otros, en la joint venture de Basf con Sonatrach para generar gas propano, participa un tercer actor que transforma este elemento: Basell. También tienen sinergias con Tarragona Power.

Aún disponen de 20 hectáreas para desarrollar nuevos proyectos de colaboración.

Puertas abiertas

Rauhe también ha anunciado que por primera vez, y coincidiendo con el año internacional de la química, Basf abrirá las puertas de sus principales factorías a todos los públicos. El 24 de septiembre se podrá visitar la fábrica de Guadalajara y el primer fin de semana de octubre el centro de Tarragona.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad