Berlusconi impide a Prisa la venta del 17% de Mediaset

stop

ACCIONES PIGNORADAS

El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi

30 de diciembre de 2011 (18:37 CET)

Prisa necesita el visto bueno de Mediaset, el gigante de los medios controlado por Silvio Berlusconi, para poder vender el paquete de acciones que controla en el grupo italiano, equivalente al 17% del capital. Mediaset tiene pignorada esa participación como garantía para recuperar el derecho de veto sobre las decisiones de Digital , otra filial de Prisa de la que controla el 22%, al que tuvo que renunciar hace un año ante las exigencias de la Comisión Nacional de la Competencia para autorizar la fusión Telecinco-Cuatro.

La empresa italiana tuvo que aparcar ese derecho de veto el pasado 28 de diciembre de 2010 durante un periodo de un año como cesión ante Competencia para que se aprobara la fusión entre las cadenas en abierto de cada grupo y ahora quiere recuperarlo. Para disponer de esa capacidad de bloqueo en las decisiones clave de Digital debe solicitarla formalmente a partir de esta semana ante las autoridades de la Competencia de Bruselas y de España, según explican en Mediaset.

Mientras se sustancia el proceso administrativo, que puede tardar un año, los italianos seguirán teniendo bloqueadas las acciones de Prisa en su capital, cuyo precio de mercado es de 300 millones de euros. Por tanto el primer grupo de medios español no puede disponer de momento de esos títulos para una venta que le permitiría reducir a corto plazo y de forma sustancial su elevada deuda, tal y como hubiera deseado la banca acreedora.

Prolongar el derecho de veto

El acuerdo firmado hace un año por Prisa y Mediaset establece que desde el pasado miércoles 28 de diciembre y hasta el 28 de marzo de 2012 el grupo de Berlusconi puede ejercer una opción para recuperar los derechos de veto y lo va a hacer, según fuentes solventes. Una vez ejercitada la opción, Prisa volverá a solicitar a la CNC, primero en Bruselas y luego en España, que autorice al grupo italiano a disponer de esa capacidad para bloquear decisiones clave.

Prisa reconoce su interés por vender esos títulos. “La venta de ese paquete está encima de la mesa pero no a corto plazo. Se trata de un activo menos estratégico que otros y que está reportando un dividendo notable. Si fuéramos a vender algo de peso sería eso”, afirman en la sede madrileña del grupo en la Gran Vía de Madrid.

Mediaset por su parte ya obtuvo el visto bueno de su junta de accionista para reclamar ese derecho de veto en el gobierno de Digital a partir del 28 de diciembre. Ese derecho afecta a dos cuestiones clave: la aprobación de los presupuestos anuales y los planes de negocio de la plataforma.

Vista la imposibilidad de vender las acciones de Mediaset a corto plazo, las entidades financieras de Prisa han condicionado un mayor aplazamiento de los créditos que vencen ahora a esa hipotética enajenación.

De hecho, el acuerdo de refinanciación que acaba cerrar Prisa con todos sus bancos supone una prórroga por dos y tres años de los distintos préstamos vigentes que podrá ser prolongada varios meses si se producen ciertos hitos, como la citada venta de ese 17% de Mediaset, de otros activos o la emisión de bonos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad