Botín pierde su línea directa con Downing Street

stop

Theresa May disuelve el consejo consultivo al que pertenecía la presidenta del Santander, quien mantiene una estrecha relación con David Cameron, ex primer ministro británico

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Barcelona, 22 de septiembre de 2016 (17:29 CET)

Con la salida de David Cameron, la presidenta del Santander, Ana Botín, ha perdido una relación influyente y exclusiva con el máximo dirigente del gobierno de Gran Bretaña. La directiva española mantenía contacto directo con el hasta hace poco más de dos meses premier británico; un vínculo forjado durante los años de Botín como consejera delegada de Santander UK, filial en las islas del banco español.

La llegada de Theresa May a Downing Street, sin embargo, le ha dado la vuelta a esta situación. Según se ha conocido este jueves, May ha decidido prescindir del consejo consultivo de altos ejecutivos creado por su predecesor, el Business Advisory Group (BAG). A este consejo, como única representante del empresariado español, pertenecía Ana Botín.  

Junta a la santanderina figuraban nombres como Carolyn McCall, consejera delegada de EasyJetBob Dudley, primer directivo de la petrolera BPWarren East, consejero delegado de Rolls Royce; o Jack Ma, fundador y presidente del gigante asiático de comercio electrónico Alibaba.

Botín era la única representante de una empresa española, y uno de los escasos directivos extranjeros pertenecientes al consejo.

"Asesoramiento de alto nivel"

La participación en las reuniones del BAG no era remunerada. Según el portal de transparencia del gobierno británico, las funciones de este consejo eran ofrecer "asesoramiento de alto nivel al primer ministro y al resto del gabinete en cuestiones económicas y empresariales vinculadas al Reino Unido". Sus encuentros se celebraban una vez por trimestre.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad