Carlos Falcó defiende la industria del lujo para impulsar el país

stop

EL PRESTIGIO DE LAS ECONOMÍAS

El bodeguero Carlos Falcó

en Barcelona, 11 de abril de 2015 (18:44 CET)

Carlos Falcó, presidente del Círculo Fortuny, entidad que agrupa a 41 empresas del sector del lujo y de productos de alta gama, considera que "la excelencia y el lujo tiene mucho que ver con el bienestar de un país", pese a que se considere algo "elitista" y alejado de la gente de a pie.

Desde su punto de vista, un país que tiene una "imagen alta" tiene mayor atractivo turístico, especialmente de aquel que aporta más valor añadido y permite "llenar los hoteles de cuatro y cinco estrellas", como es el caso del turismo de golf, en el que España, dice, es líder.

Por esa razón, España también puede tener marcas en el sector del lujo conocidas mundialmente, como las tienen Francia e Italia, aunque se haya llegado más tarde.

Europa, por delante


Falcó resalta que Europa "gana abrumadoramente" en el sector de lujo a otras potencias económicas como Estados Unidos, Japón o China y valora que haya sabido preservar artesanías que en algunos casos tienen raíces milenarias, como el aceite de oliva o el vino, por ejemplo.

La Unión Europea debería defender a su sector del lujo ante las políticas de aranceles y tarifas que se aplican a los productos de elite en determinados países. Así, se refiere al caso de Brasil y considera que la Unión Europa debería hacer valer que es el mayor inversor en ese país y pedir un trato mejor para ese tipo de productos.

Visados para los ciudadanos chinos


Asimismo considera que hay que facilitar la concesión de visados, por ejemplo a los viajeros chinos, que copan el mayor volumen de turistas del mundo y con "proyecciones alucinantes de aquí a 2020". En esta línea, insiste en que la mejora de la conectividad con China debe ser prioritaria y se deberían impulsar que las aerolíneas tengan vuelos directos.

Una de las prioridades de España debe ser "apoyar la excelencia española a nivel internacional" y valora que en esta legislatura ha aumentado el apoyo desde las embajadas. Otro de los retos del sector del lujo es la incorporación de las nuevas tecnologías y replantear las estrategias comerciales teniendo en cuenta internet.

Falcó señala que "el año pasado las ventas de productos de lujo en la red aumentaron un 40 %" e incluso, firmas "poderosas", como Louis Vuitton, se están teniendo que replantear la venta por internet "porque hay cosas que no se pueden parar".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad