Carrefour denuncia a los franquiciados que deben más de 60.000 euros

stop

Carrefour Express explica en un documento interno el límite que divide llevar a juicio o no a sus franquiciados endeudados

Directivos de Carrefour en la inuaguración de una tienda.

Madrid, 08 de marzo de 2017 (05:00 CET)

La diferencia entre ser un franquiciado de Carrefour Express arruinado o un franquiciado arruinado y demandado está delimitada por la deuda. Y la multinacional francesa ha puesto la frontera entre un estatus y otro: 60.000 euros. Carrefour ha ordenado llevar a los tribunales a todas las tiendas Carrefour Express en España que quiebren con deudas superiores a los 60.000 euros.

Los franquiciados que han fracasado en la gestión de los supermercados de barrio tendrán que responder con sus bienes y garantías si su deuda es superior a esa cifra.  

Un documento interno de la empresa desvela que Carrefour ha demandado a casi todos los franquiciados quebrados. Pocos son los que cierran antes de acumular esa cifra, entre otras cosas porque Carrefour casi siempre insiste en que “hay que aguantar aunque haya pérdidas”, según ha explicado a este diario un grupo de franquiciados afectados.

El documento desvela las estrategias judiciales de Carrefour contra sus franquiciados en España. En la mayoría de los casos, se exige el aval aportado y la demanda judicial. En algunos casos, las deudas de las tiendas quebradas ascienden hasta los 350.000 euros, según el informe de Carrefour.

Documento interno de Carrefour donde se explica la estrategia jurídica con los franquiciados quebrados

Documento interno de Carrefour donde se explica la estrategia jurídica con los franquiciados quebrados.

 

Los gastos legales

La cifra que activa la demanda no fue calculada al azar. El equipo legal de la empresa estima que una demanda por impagos suma costes judiciales entorno a los 60.000 euros. Si la cifra es menor, la demanda ocasionará pérdidas a la compañía.  

Los índices de fracasos de las tiendas Carrefour Express comienzan a preocupar a la matriz francesa. Al menos 120 establecimientos han cerrado durante los últimos cuatro años, según un documento interno de la compañía al que ha tenido acceso este diario.

Oficialmente, la compañía asegura que sus tiendas son garantía de éxito. En los videos promocionales, venden la marca Express como un negocio seguro y sin riesgos. Pero la realidad en sus propios documentos internos muestra una realidad muy diferente.

Solo entre enero y febrero del año pasado, la marca planificó el cierre de 17 supermercados en España. Casi siempre atribuyen el fracaso a la falta de capacidad del franquiciado o a la mala ubicación, dos factores que la compañía en teoría controla antes de adjudicar los establecimientos.

El “comité de dificultades”

Carrefour ha creado un departamento de “tiendas en dificultades” para seguir la evolución de los supermercados en crisis. En un informe elaborado por este comité se recomienda analizar las fases de cierres cada año para tener un diagnóstico de la situación.

También se pide identificar a las tiendas “con las que no vamos a poder conseguir nada (resoluciones)”. Un despacho de abogados en Valencia, Themis Abogados, también he llevado a los juzgados a Carrefour por considerar que los contratos de la marca Express son abusivos y en algunos de ellos hay indicios de estafa.

Hemeroteca

Franquicias
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad