Cecot reaviva la guerra patronal con Puigdemont en Barcelona

stop

La patronal de Terrassa vuelve a celebrar su fiesta anual en la capital catalana a pesar del toque de atención de Foment

Antoni Abad, presidente de CECOT / EP

Barcelona, 17 de octubre de 2016 (11:59 CET)

Foment del Treball cerró en abril su crisis patronal, con protagonismo de su principal asociada, Cecot. En el centro de la polémica estaba el supuesto expansionismo de esta organización de Terrassa, así como su afán de protagonismo fuera de su ámbito de actuación. A Joaquim Gay de Montellà le molestaba especialmente que Cecot celebrara en Barcelona su fiesta anual, a la que solía acudir Artur Mas, y este año tendrá que volver a soportarlo.

La patronal cercana a la antigua Convergència celebrará esta semana, el jueves, su Nit de l'Empresari en Barcelona, como ha hecho en los últimos años, en lugar de en Terrassa. Por lo tanto, el toque de atención dado por Gay de Montellà a Antoni Abad, presidente de Cecot, no ha hecho su efecto.

Además, la patronal de la comarca del Vallès volverá a contar con la máxima representación institucional. Si en los últimos años había acudido Artur Mas, a quien Abad era muy cercano –llegó a sonar como consejero de su segundo gobierno–, su sucesor, Carles Puigdemont, tampoco faltará a la cita y presidirá el acto este jueves por la noche.    

La guerra patronal y política  

Hace un año, Gay de Montellà abrió una investigación, en la comisión de régimen interno, sobre las actuaciones de Cecot, la territorial más importante de la red de Foment. Algunos socios se habían quejado de que la organización presidida por Abad estaba haciendo acción comercial para captar empresas fuera del Vallès.

Estas quejas llegaban en un momento en el que las tensiones entre Foment y el Govern de Mas estaban en un punto álgido, por las diferencias sobre el futuro político de Cataluña. La patronal nunca apoyó al secesionismo. En cambio, algunas de sus territoriales, como la propia Cecot, sí que lo hicieron.  

Dichas divergencias, así como una fría lucha de poder, estaban en el trasfondo de la relación entre Gay de Montellà y Abad, por lo que la celebración de La Nit de l'Empresari en Barcelona, y con Artur Mas, terminó de colmar la paciencia del presidente de Foment, que decidió tomar cartas en el asunto y abrir una investigación.

Tras meses estudiando la situación, la patronal redactó y aprobó unas normas de comportamiento de las territoriales para atar en corto a Cecot –sin especificar–. Esta patronal aseguró que iba a seguirlas y se dio por cerrada la crisis. Pero medio año después, a pesar de que no ha habido quejas en estos meses, Barcelona vuelve a ser sede de la cena anual de la patronal de Terrassa. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad