Clemente y Ollero compran un millón de acciones de Merlin para cobrar el dividendo

stop

Los directivos de la socimi del IBEX adquieren los títulos tres semanas antes de que el consejo apruebe la retribución pactada antes de cerrar la fusión con Metrovacesa

Los responsables de Merlin, en la salida a bolsa en junio de 2014

Madrid, 19 de octubre de 2016 (01:00 CET)

La estrategia conjunta que, desde hace años, siguen Ismael Clemente y Miguel Ollero, presidente y director financiero de Merlin, se ha vuelto a poner de manifiesto en los últimos días, con la compra, a partes iguales, de un millón de acciones de la socimi del IBEX.

Tanto uno como otro pagaron 4,55 millones de euros por la adquisición de estos paquetes accionariales, que les han permitido alcanzar el 0,155% del capital desde el anterior 0,009%.

Lo hicieron el pasado 30 de septiembre, tres semanas antes de que el consejo que, ambos encabezan, en la reunión de este miércoles, tenga previsto aprobar el pago de un dividendo de 18,5 céntimos, previo al cierre definitivo de la fusión con Metrovacesa, prevista para la próxima semana. La operación permitirá que, tanto Clemente como Ollero, se embolsen 92.500 euros.

De 30.000 a 500.000 acciones

Hasta la compra del millón de títulos el pasado 30 de septiembre, los dos directivos limitaban el capital en la socimi a las 30.000 acciones que, también el mismo día –el pasado 24 de junio–, ambos habían comprado. Lo hicieron tres días después de que los consejos de Merlin y Testa aprobaran el proyecto común de fusión de la antigua patrimonialista de Sacyr por parte de la socimi.

Clemente y Ollero llevan juntos toda la vida, desde que compartieron el bachillerato en un internado jesuita en el municipio pacense de Villafranca de los Barros. A partir de ahí, ambos se trasladaron a Madrid para estudiar Icade-3 (Derecho y Empresariales) en la Universidad Pontificia de Comillas.

Clemente y Ollero, juntos desde el bachillerato

Se distanciaron al principio de su carrera profesional, pero enseguida volvieron a coincidir. Y hasta ahora. Convertidos, durante la época del boom de ladrillo, en cabezas pensantes de la división inmobiliaria en España del Deutsche Bank, aprovecharon el fin del ciclo para, tras abandonar la entidad alemana en 2012, montar la gestora inmobiliaria Magic Real Estate, impulsora de algunas de las grandes operaciones de compra de activos llevadas a cabo por los fondos de inversión.

Clemente y Ollero no han sido los únicos consejeros de Merlin que, a finales de septiembre, movieron ficha para contar con una mejor situación de cara a percibir los futuros dividendos. También lo hizo Donald Johnston, un antiguo jefe de ambos en el Deutsche que se sienta en el consejo de la socimi desde que, en junio de 2014, saliera a bolsa.

Donald Johnston y Standard Life

El pasado 22 de septiembre, el también consejero de Acerinox, pagó 226.000 euros por la compra de 22.000 títulos de la socimi, que elevaron su participación del 0,007% al 0,026%, y que le permitirían percibir 15.631 euros en el próximo reparto de dividendo.

Junto a estos consejeros, el fondo británico de pensiones Standard Life también ha creído conveniente posicionarse en Merlin.

Se convertía en accionista de referencia de la socimi, el pasado 11 de agosto,  al declarar casi 10 millones de acciones por las que, ahora, se embolsará 1,8 millones de euros, que se unirán a los casi 200.000 euros por la remuneración, con cargo a reservas disponibles, que la junta de Merlin aprobó en su junta general del pasado 15 de septiembre, por un total de 6,46 millones euros, a razón de 2 céntimos por acción.

Operaciones previas a la fusión de Merlin con Metrovacesa

Todos estos movimientos se producen unos días antes de que Merlin y Metrovacesa cierren la fusión que dará paso a la primera inmobiliaria patrimonialista de España, con activos valorados en unos 9.300 millones de euros y unas rentas cercanas a los 500 millones de euros anuales, y que tendrá al Banco Santander como primer accionista individual, con el 21,9% del capital. BBVA contará con el 6,4%, el Popular, con el 2,86%, y el 69% restante lo atesorarán los accionistas de la socimi.

Como resultado de esta fusión, ambas compañías integrarán las carteras de 4.700 pisos en renta que atesoran en sus balances.

La nueva Testa Residencial, presidida por Miguel Oñate –otro hombre de confianza de Clemente en Merlin–, también contará con el Santander como su principal socio, con un 46%, mientras que BBVA alcanzará el 13%, Popular, el 6%, y el restante 34,2% quedará en manos de los actuales accionistas de Merlin, como los fondos BlackRock, Principal o la propia Standard Life.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad