Una de las fábricas de producción de la marca Coca-Cola

Coca-Cola presiona a Sánchez para que no le suba los impuestos

stop

La patronal española de refrescos (Anfabra) advierte del peligro de gravar el consumo y pide "prudencia" en políticas fiscales al próximo Gobierno

Barcelona, 01 de diciembre de 2019 (13:12 CET)

"En un momento en el que los principales indicadores anuncian un enfriamiento de la economía, hay que ser especialmente prudentes". Así lo defiende la Patronal Española de los Fabricantes de Refrescos (Anfabra), que reconoce su preocupación por algunas propuestas que se han planteado por parte de algunos partidos para el sector del gran consumo, como una hipotética subida del Impuesto de Valor Añadido (IVA). Por ello presiona y pide "sensatez" a Pedro Sánchez en materia de política fiscal para no perjudicar el consumo, y por ende la economía y el empleo.

Coca-Cola, que forma parte de la patronal, se refugia en España como su territorio aliado en ventas por la no existencia de impuestos agregados a este mercado. Y esto es importante para la empresa, que actualmente no pasa por su mejor momento económico a nivel global, menteniendo unos beneficios estáticos en el tercer trimestre respecto al año anterior, con 3.282 millones.

Y parte de el problema pasa por la decisión de varios gobiernos en Europa de subir los impuestos sobre las bebidas con azúcar (Francia y Reino Unido). Ante el debilitamiento de las condiciones donde la empresa opera, ahora quiere guardarse las espaldas con el Gobierno Español para que no aumente las cargas impositivas.

El director general de la patronal, Josep Puxeu -con experiencia en el pasado en diferentes cargos públicos en los Ministerios de Agricultura y Medio Ambiente-, defiende en una entrevista a Efe que es "legítimo" que un nuevo Ejecutivo "piense en impuestos y fiscalidad verde", pero también que “se necesita de moderación, dado el contexto económico actual”.

Quiere prevenir de esta manera que "el afán de recaudar provoque un estropicio". Insiste también en que "si la disponibilidad de la renta de los consumidores desciende, el consumo se va a retraer, y eso afectaría también al empleo".

Las políticas impositivas a las bebidas azucaradas en España

Cataluña trató de imponer un impuesto específico a las bebidas refrescantes con azúcar, pero el sector alimentario decidió recurrir la tasa. Finalmente y en contra de la voluntad de la Generalitat, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) anuló el decreto, que no se llegó a aplicar. Pedro Sánchez, por su lado, no ha mostrado especial interés subir los impuestos a este tipo de bebidas.

La industria de refresco ha tenido unos resultados positivos en el conjunto de España este año, rondando los 3.800 millones de euros anuales gracias a unos buenos datos de turismo y a unas condiciones meteorológicas favorables por el calor. "En ventas hemos evolucionado bien, está claro que éste es un sector maduro, tampoco podemos crecer a grandes tasas, pero mantenemos las líneas de producción y nuestra aportación fiscal", explica Puxeu.

Por otra parte, el sector se está viendo afectado por numerosas criticas derivadas de las políticas anti-plástico. Por ello la patronal se ha puesto a trabajar con Ecoembes, que gestiona el reciclaje de envases, con el objetivo de impulsar un cambio en el sistema de reciclado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad