La presidenta de Coca-Cola European Partners, Sol Daurella. EFE/Ballesteros

Daurella se encomienda a Sánchez mientras Europa castiga a Coca-Cola

stop

Las ventas de la embotelladora europea de Coca-Cola caen en todo el continente por culpa de la subida de impuestos generalizada a las bebidas azucaradas

Barcelona, 24 de octubre de 2019 (19:49 CET)

Coca-Cola European Partners se prepara para un final de año peor del esperado. La embotelladora europea del popular refresco ya cerró el tercer trimestre en plano frente al mismo periodo del anterior, por lo que augura que la llegada del frío será todavía más complicada ante la decisión de varios gobiernos de incrementar los impuestos sobre las bebidas azucaradas a lo largo del Viejo Continente. España, en cambio, emerge como esperanza.

La compañía que preside la española Sol Daurella sólo hizo públicos los datos de ventas hasta el mes de septiembre. En el acumulado del año, la cotizada acumula un crecimiento del 4% hasta los 9.084 millones de euros. Mientras, en el tercer trimestre la cifra se quedó en 3.282 millones, la misma que en el mismo periodo de 2018.

“A pesar de que seguimos ganando cuota de mercado en todos los países, hemos tenido un inicio más lento de lo esperado”, explicó el consejero delegado de la empresa, Damian Gammell. Las razones: el clima (un clásico entra las empresas para justificar sus resultados) y el impacto de los impuestos a las bebidas azucaradas implementados en Francia y Reino Unido.

“Las condiciones del mercado se debilitan, particularmente en Francia y Reino Unido”, añadió el ejecutivo. Así, el territorio galo la caída trimestral fue del 1,5% hasta los 471 millones; mismo porcentaje que en el archipiélago británico, donde las ventas se quedaron en 626 millones de euros.

En España, el debate de subir el impuestos a las bebidas azucaradas ni siquiera está sobre la mesa

Frente al descenso de los países aliados, España se consolida como fortín para Coca-Cola. Pedro Sánchez --ni ninguno de los otros grandes candidatos políticos-- no tiene sobre la mesa la subida de los impuestos a las bebidas azucaradas y el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya tumbó el pasado mes de julio el tributo que sí existía en la comunidad autónoma "por una tramitación deficiente".

Con la regulación de su lado, en Iberia --la división que también engloba a Portugal y Andorra-- las ventas se incrementaron al ritmo del 2% hasta los 878 millones trimestrales. La región es el principal mercado de la embotelladora, pues alcanzó los 2.160 millones de euros, por delante de los 1.888 millones que arrastra en 2019 en el Norte de Europa.

"El crecimiento refleja el buen clima y la caza de las tendencias de mercado", celebra la empresa en la presentación de resultados. Por productos, Coca-Cola, Fanta, Monster y Aquarius son los que lideraron la subida.

Coca-Cola: cada vez menos azúcar

Uno de los motores de crecimiento de Coca-Cola en España es el lanzamiento de nuevos productos y versiones nuevas bajas en azucares de los que ya vendía en el país. 

Este tipo de artículos han destacado en el informe de ventas del último año de la compañía estadounidense, que asegura que el mercado español redujo un 17% los azúcares por litro presentes en sus bebidas entre 2018 y 2015. Se trata de una cifra que se ha multiplicado por más de dos respecto al año 2017, en el que la diferencia era del 6,8% de azúcar por litro, respecto a dos años antes. 

La empresa estadounidense incrementó el 37% el número de de productos que comercializa en España, pasando de 80 a 110, lo que coloca 280 referencias en el mercado. De ellas, 125 son reformulaciones del producto en una versión baja en calorías o sin azúcar; lo que significa un 22% más que en 2017, según apuntaba el informe. 

Hemeroteca

Coca-Cola Sol Daurella
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad