José María Marin Quemada, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) | EFE

La CNMC revela la treta de las 'telecos': suben precios sin permiso

stop

Casi la mitad de los hogares con internet dice que su compañía les subió el precio durante el primer semestre

Economía Digital

José María Marin Quemada, presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) | EFE

Barcelona, 30 de noviembre de 2018 (14:29 CET)

Uno de cada dos hogares españoles con banda ancha fija asegura que su operador de telecomunicaciones le subió el precio durante el primer semestre sin haberlo solicitado. Son datos del último panel de hogares de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que además revela que un 7% de los encuestados desconocía el motivo del aumento y otro 12% ni siquiera percibió mejora alguna en el servicio.

De aquellos hogares que sí conocen las mejoras en el servicio, un 82% hubiera preferido mantener su precio y no beneficiarse de las mejoras (como por ejemplo, más datos para su smartphone o más minutos en llamadas). 

Del otro lado, los hogares que experimentaron una subida en sus tarifas, un 45% contactó con su operador, pero no logró librarse del incremento del precio, mientras un 12% evitó así pagar más por su oferta de telecomunicaciones. 

Lo cierto es que, de acuerdo a los datos del informe del regulador, las subidas de precios generan cambios de operador. Concretamente, el 7% de los hogares con subida de precios optó por irse a otra compañía.

Casi 100 euros por un paquete convergente 

En los hogares con paquete cuádruple (voz e internet fija y móvil) el gasto aumentó medio euro hasta alcanzar los 65,4 euros mensuales y en los hogares con paquete quíntuple (los servicios anteriores más televisión) el gasto se mantuvo estable alrededor de los 95 euros mensuales. 

Esta información se enmarca en la subida de precios anuales que cada año suelen hacer las tres compañías de telecomunicaciones que dominan el mercado: Telefónica, Orange y Movistar. Este fenómeno, apoyado en el empaquetamiento de servicios y en la denominada práctica conocida como más por más (pagar más por más servicios), no es de agrado para el propio regulador, que en diferentes ocasiones ha manifestado su malestar.  "En Europa no existe el empaquetamiento que se produce en España", explicó el presidente de la CNMC, José María Marín Quemada

Los gastos del estudio incluyen además del precio del paquete, gastos adicionales de esta factura como la suscripción a un canal premium o los excesos de datos en banda ancha móvil y, además, los gastos de otras facturas, por ejemplo, los de las facturas de telefonía móvil de pospago que se contrata sin empaquetar. 

Respecto a la penetración de los servicios de comunicaciones electrónicas, a finales del primer semestre de 2018, llama la atención la disminución de la telefonía fija, que cayó al 84 %  — bajó casi 4 puntos porcentuales en un año —  y el aumento de la televisión de pago que pasó de un 30,5 a un 37,5 por ciento de los hogares españoles.

La tendencia de los hogares españoles es contratar ofertas empaquetadas: un 43% de los hogares contrata banda ancha y telefonía fija y móvil y un 34% además un servicio de televisión de pago, mientras que los hogares que solo disponen de telefonía son uno de cada diez. 

Finalmente, entre los individuos con servicio móvil, la modalidad de pospago es la opción preferida para el 82% de los usuarios, en detrimento del prepago que representa el 15% de individuos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad