Jorge Miarnau, presidente de Comsa Corporación.

Comsa vuelve a crecer tras el acuerdo con la banca

stop

La compañía de infraestructuras Comsa factura el 5% más y asegura que “gana dinero” impulsada por el negocio internacional

Barcelona, 15 de marzo de 2018 (16:51 CET)

Tras años en decadencia, la facturación de Comsa al fin remonta. Si hace un lustro el grupo de infraestructuras de la familia Miarnau obtuvo unos ingresos de 1.710 millones de euros, la compañía se desangró hasta 2016, cuando redujo sus ventas a los 1.027 millones. Ahora, la firma rebota –moderadamente– y vuelve a crecer impulsada por el negocio internacional: en 2017 facturó 1.080 millones de euros.

A pesar de no ofrecer cifras concretas, un portavoz de la empresa que preside Jorge Miarnau dice a Economía Digital que Comsa Corporación volvió a números negros el año pasado. Mientras la empresa vende las divisiones “no estratégicas”, el negocio de infraestructuras e ingeniería industrial alcanzó unos ingresos de 964 millones de euros, el 60% procedente de la actividad en el exterior.

Comsa elevó su presencia internacional: el 60% de su core business ya está fuera de España

De este modo, la compañía alcanzó los compromisos pactados con la banca en el marco de la refinanciación firmada a finales de 2016. El grupo entró en Dinamarca con la construcción del tranvía de Odense, se asentó en Lituania con la modernización de un tramo de la Autopista Báltica y firmó contratos ferroviarios en Brasil, Argentina, Uruguay y Colombia.  

En paralelo, Comsa se deshizo de su participación del 50% en la empresa Aigües de Catalunya, especializada en la gestión del agua, y Comsa Aparcamientos, que poseía varios parkings en concesión.

Comsa prepara más ventas en 2018

Para 2018, el grupo aspira a continuar por el sendero abierto el pasado año: mantener la senda del crecimiento y poder vender los activos no estratégicos, tal y como se prometió a los bancos.

La desinversión más avanzada, las acciones en la concesionaria Cedinsa. No obstante, la batalla accionarial contra Copcisa ralentiza una operación que debió cerrarse el pasado mes de enero. La filial de energías renovables es la otra división que se encuentra en la recta de salida, según las fuentes del sector consultadas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad