Condis se come a sus distribuidoras

stop

La cadena de la familia Condal cierra la fusión de sus sociedades bajo la matriz, Condis Supermercats

Sede de la cadena de supermercados Condis.

Barcelona, 24 de enero de 2016 (22:00 CET)

La cadena de supermercados catalana Condis ha vivido un 2015 de cambios. Además de la marcha de su consejero delegado y director general durante los últimos años, Enric Ezquerra, la familia Condal, propietaria de la compañía, ha culminado la reestructuración de las sociedades del grupo.

Condis cerró el 31 de diciembre pasado la fusión de su sociedad mayorista con sus minoristas. Concretamente, de Condis Supermercats, con sus distribuidoras, a las que ha absorbido: CS Establiments de Proximitat y Supermercados Coalve. Fuentes del sector han explicado a Economía Digital que el objetivo de esta unión es facilitar la operativa de la compañía y evitar duplicidades.

La fusión empezó a fraguarse en mayo del año pasado, cuando los socios de Condis decidieron dar el paso e iniciar el proyecto de integración de las sociedades que ha culminado casi ocho meses más tarde. La decisión se tomó por unanimidad de la junta de accionistas, copada de miembros de la familia Condal.

Dos generaciones al frente

Xavier Condal Escudé es el presidente de la compañía, en la que también son consejeros sus hermanos y cofundadores de la firma, Josep y Ramon, quien fuera presidente del RCD Espanyol. La segunda generación ya ocupa las vicepresidencias ejecutivas, con Pilar Condal Bargos, Carmen Condal Guirado y Josep Condal Torrens.

Sin embargo, la gestión del día a día la llevan ejecutivos ajenos a la familia. El director general es, desde febrero, Manel Romero. Hasta hace poco, el hombre fuerte de la compañía era Enric Ezquerra, que abandonó la firma en noviembre después de 25 años con cargos de responsabilidad, como avanzó Economía Digital.

Estancamiento

La marcha de Ezquerra se produjo pocos meses después de que Condis le pusiera a un director general –hasta entonces, ocupaba tanto este cargo como el de consejero delegado– y en una situación de estancamiento de ventas y resultados. La facturación de la compañía se ha mantenido estable alrededor de los 800 millones de euros en los últimos tres años, sin experimentar los crecimientos esperados a pesar de las inversiones.

Incluso en 2014, con el inicio de la recuperación económica, del consumo y la apertura de nuevos supermercados, la empresa no pudo mejorar sus ingresos ni cumplir el objetivo de crecer hasta los 810 millones de euros de facturación.

En los últimos años ha invertido unos 20 millones anuales en su crecimiento y en 2014 y 2015 ha abierto más de 40 supermercados, superando los 445 establecimientos en toda España. A pesar de ello, el crecimiento de ingresos en el primer semestre de 2015 –a falta de los resultados anuales– era de sólo el 3%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad