El aventurero extermo Carlos Vico durante su última aventura en Groenlandia. REDES SOCIALES

Consejos de un aventurero extremo para directivos en apuros

stop

¿Cómo aprender a salvar una empresa desde Groenlandia?

Barcelona, 15 de agosto de 2016 (13:00 CET)

El barcelonés Carlos Vico es un aventurero experto en supervivencia extrema que ha decidido aplicar todo su bagaje y sus conocimientos a un mundo, a priori, tan distante como el empresarial para ayudar a directivos a afrontar los retos de su día a día profesional.

Nacido hace 35 años en Vilanova del Camí, Vico cuenta en su currículum con hazañas tan arriesgadas como haber sobrevivido varios días en un desierto sin comida ni bebida o haber salido con vida de una travesía en pleno invierno por la helada Groenlandia, provisto únicamente de un encendedor, una pala, un cuchillo y una cantimplora.

El aventurero, que hace cinco años montó su propia escuela de resistencia extrema, ha decidido ahora ir un paso más allá y poner en marcha Management Xtreme, un proyecto de 'coaching' pionero en España consistente en diseñar experiencias de supervivencia extrema para directivos y empresas.

Paralelismo entre dirección y aventura

Vico asegura que existe un claro paralelismo entre el mundo corporativo y los desiertos, las aguas heladas y otros entornos hostiles a los que ha desafiado, ya que en ambos casos, afirma, resulta de vital importancia mantener el autocontrol, organizar el pensamiento y actuar con detenimiento y reflexión para lograr sobrevivir.

Y es que, según Vico, en situaciones de estrés, pánico o amenaza el ser humano actúa de forma instintiva de cuatro maneras diferentes: con agresividad; huyendo; quedándose bloqueado o con sumisión. En todos estos casos, añade, la respuesta no es racional ni creativa, sino inconsciente, automática, lo que impide adoptar la mejor solución.

El aventurero afirma que ante cualquier situación extrema lo que hay que hacer es mantener la calma, ya que sólo así es posible encontrar la salida adecuada.

De hecho, su filosofía es lo que ha denominado "parepia", acrónimo de "para, respira, piensa y actúa". "Sólo así puedes detener esa inercia y focalizar el momento en el consciente, en adaptarte, en tomar las mejores decisiones y en ser capaz de crear situaciones que contribuyan a la supervivencia", señala.

El reto de la supervivencia

Vico está convencido de que cualquier persona puede hacer frente a un reto de supervivencia si sigue estas pautas, aunque no tenga una preparación específica para ello, de la misma manera que esta filosofía puede ser útil a ejecutivos a la hora de gestionar sus emociones, tomar decisiones, afrontar situaciones difíciles o actuar bajo presión.

El año pasado, Vico se llevó a un empresario al desierto y lo dejó a su suerte -haciendo un seguimiento a distancia- durante varios días. El hombre, extenuado y sediento, logró llegar finalmente al destino, donde le esperaba el aventurero, aunque en varias ocasiones estuvo a punto de desfallecer.

"Cuando te das por muerto, todo cobra sentido", explica Vico, que considera que a veces "hay que llegar a extremos, al límite, para valorar lo que realmente importa". "Es cuestión de analizar la situación y de no caer en pánico", añade. Vico, que diseña experiencias "a la carta" para cada cliente, también ha vivido situaciones de verdadero peligro en sus aventuras, que a punto han estado de costarle la vida.

Su última aventura...

La última, el pasado enero, cuando Vico viajó a Groenlandia, tierra de osos polares, para realizar una travesía en solitario. Un helicóptero dejó a Vico en medio de esos parajes helados, a una temperatura ambiente de -25 grados, aunque la sensación térmica era de -45 grados, apunta el aventurero.

Durante varios días apenas comió, intentó realizar esfuerzos mínimos para no sudar, porque el sudor se podía congelar, y durmió en agujeros excavados en la nieve para protegerse del frío polar. La situación se complicó cuando Vico cayó al agua tras romperse una placa de hielo y tuvo que sobrevivir 14 horas mojado, con alto riesgo de morir de hipotermia, antes de que llegaran los equipos de rescate.

"Tuve que quemar ropa para calentarme y tuve hasta alucinaciones, realmente viví momentos de angustia, pero si eres capaz de calmar el pánico el cerebro funciona fantásticamente", indica el experto.

...y el próximo reto

Aún no han pasado ocho meses de su última expedición pero Carlos Vico ya prepara su próxima aventura: será el próximo diciembre en Siberia, donde intentará escapar de un gulag, un campo de trabajos forzados de la Rusia stalinista, perseguido por un grupo de cazadores.

Antes de llegar al poblado más cercano, Vico deberá resistir cuatro días en un bosque donde habitan lobos y osos provisto de un cuchillo y una cantimplora y con unas temperaturas "más bajas que en Groenlandia".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad