Varios aviones de Iberia y Vueling, ambas aerolíneas propiedad de International Airlines Group.

Iberia y Vueling dejan en tierra el 90% de sus aviones

stop

IAG recorta todavía más sus previsiones operativas para los próximos meses y cancela el dividendo complementario prometido

Carles Huguet

Economía Digital

Varios aviones de Iberia y Vueling, ambas aerolíneas propiedad de International Airlines Group.

Barcelona, 02 de abril de 2020 (20:36 CET)

International Airlines Group (IAG) reducirá su actividad a la máxima expresión. Con varios países teniendo las fronteras cerradas y cada vez más restricciones a los viajes, la matriz de British Airways, Iberia y Vueling anunció este jueves que recortará su operativa para los meses de abril y mayo en un 90%; una vuelta de tuerca al 75% que tenía planeado. Además, la falta de ingresos la obligó a suspender el dividendo complementario que había prometido.

En un comunicado enviado al regulador bursátil, el conglomerado aéreo informa de la contracción de sus vuelos después de haber centrado las últimas semanas en la repatriación de ciudadanos y las operaciones de carga para entregar suministros médicos para combatir el coronavirus.

A los planes también su suma un descenso de la capacidad --medida en el ratio entre asientos por kilómetro disponibles-- del 7,5% en el primer trimestre del año. Cabe recordar que en las primeras semanas de la crisis, muchas aerolíneas hicieron despegar muchos vuelos vacíos para no perder sus derechos de vuelo.

Ante la falta de ingresos, IAG también informó que cancela el reparto del dividendo complementario de 0,17 euros por acción "como consecuencia del impacto de la situación creada por el Covid-19". "En su lugar, se va a destinar la totalidad del resultado del ejercicio (salvo la parte ya pagada como dividendo) a la dotación de la reserva voluntaria".

El grupo toma medidas a pesar de ser el conglomerado aéreo con más liquidez de Europa. La caja y las líneas de crédito disponibles alcanzan los 9.300 millones de euros.

Los ERTEs de IAG

Para que no se esfume, el grupo que dirige Willie Walsh prepara un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para sus grandes compañías. La última en hacerlo fue British Airways, dirigida por el español Álex Cruz, que llegó a un acuerdo con los pilotos y los sindicatos GMB y Unite para un plan de despidos para 34.000 personas entre los meses de abril y mayo.

 

El ajuste en Iberia implica a 13.900 de sus 17.000 trabajadores. La estimación es que en las áreas de vuelo, handling, mantenimiento y carga el volumen de afectación sea del 90%. Mientras, en oficinas y servicios centrales, así como componentes el recorte será del 70% y en el área de motores no superará el 60%.

Vueling también dibujó su ERTE para un máximo del 90% de sus 4.300 empleados. Para el personal de vuelo la afectación puede superar el porcentaje, pero para los asalariados de oficina, se augura un impacto del 70%.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Hemeroteca

Iberia Coronavirus IAG
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad