Cruz (Vueling) asegura a la flor y nata de la aviación europea que sobra una aerolínea en El Prat

stop

ESPACIO AÉREO

Alex Cruz (Vueling) y Carolyn McCall

20 de septiembre de 2011 (13:59 CET)

El consejero delegado de Vueling, Álex Cruz, no se ha cortado. Sin pelos en la lengua y con los resultados económicos de Spanair estudiados hasta el último detalle --la aerolínea presidida por Ferran Soriano perdió 124 millones en 2010-- ha asegurado que “en El Prat hay una aerolínea que ya no debería estar”. No ha citado directamente a la compañía de capital público-privado Spanair, pero su auditorio se lo ha entendido todo. Se refería elípticamente a los problemas que atraviesa la empresa catalana y a los apoyos públicos que ha recibido en los últimos meses para garantizar su continuidad.

Escuchando al responsable de Vueling (con permiso del presidente, Josep Piqué) estaban los más de 500 representantes de la industria aeronáutica europea (no sólo de aerolíneas, sino de los principales aeropuertos y empresas de servicios auxiliares). A su lado, McCall (Easyjet es competidora en El Prat) apoyaba gestualmente las observaciones de Cruz.

Estaban casi todos los que son. Sólo se ha echado de menos a la gran estrella de la industria low cost europea. El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, es el único primer espada que ha declinado participar en el World Low Cost Congress, que este martes se ha celebrado en Londres. El esquinazo del inventor del modelo podría haber sido la gran noticia del cónclave anual de vuelos a bajo coste hasta que los consejeros delegados de Easyjet, Carolyn McCall (salpicada por el caso de las escuchas de Rupert Murdoch), y Vueling subieron al escenario.

Ambos respondían a cómo se están adaptando las aerolíneas low cost europeas a estos meses de escaso crecimiento económico, de fuertes subidas del precio del combustible y a la incertidumbre que planea sobre la zona euro. Junto a Vueling y Easyjet, los CEO de Germanwings (Lufthansa) y airBaltic, así como el director comercial de Norwegian Air Shuttle. El presentador estrella de la CNN Richard Quest ha moderado el debate en el que los cinco ejecutivos han coincidido que seguirán creciendo aunque a un ritmo menor durante 2012.

Cruz también ha descartado “por el momento” su integración en One World (la alianza de Iberia, British y American) así como que estudie cualquier ruta intercontinental desde El Prat, el objetivo que quieren alcanzar algunas compañías como Air Berlin o Norwegian desde sus aeropuertos de referencia. 

Más servicios, mismo coste

Para crecer, cada aerolínea ha hecho ya sus apuestas. Mientras Easyjet opina que el secreto de su éxito es la simplicidad --“no haremos nada que suponga mayor complejidad para gestionar nuestros servicios”-- Vueling continuará estudiando cómo ofrecer más servicios a bordo “siempre que no supongan un incremento del coste unitario”, en palabras de Cruz. En declaraciones a Economía Digital, el CEO de Vueling asegura: “Nuestro modelo perdurará porque tiene de la eficiencia de las low cost y los servicios de las tradicionales. Ésta es nuestra apuesta”.

En esta línea se mantiene el consejero delegado de la alemana Germanwings, Thomas Winkelmann: “Con 6.000 rutas en toda Europa, la clave está en lograr facturar más en cada vuelo”. De esta manera, los programas de fidelización supondrán una vía extra de ingresos para compañías como Norwegian que explorará aún más los grandes acuerdos de márketing. Todas ellas intentarán captar el cliente de negocio “ofreciéndoles flexibilidad". De hecho, Easyjet ha aprovechado para presentar al mercado sus nuevas tarifas flexibles y de compensación por retrasos. La británica regalará un vuelo si el avión llega con 15 minutos de retraso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad