La cola de la tienda de Cereal Hunters en Madrid.

Cuatro veinteañeros delatan el grave error de Kellogg's en España

stop

Froot Loops, retirado del mercado español hace 20 años, es el producto estrella en los locales de cereales con un éxito insólito en Madrid

Madrid, 08 de septiembre de 2017 (05:55 CET)

Cuatro veinteañeros sin ninguna experiencia laboral viven en las nubes por el enorme éxito de su invento: Cereal Hunters, una nueva cadena de locales que triunfan en Madrid y que venden un producto sencillo pero que está causando un furor inusitado: cereales industriales con leche.

Cereal Hunters apenas tiene dos locales en Madrid pero la marca ya es ampliamente conocida en redes sociales y se ha convertido en el lugar de moda de una nueva e inquietante generación de adolescentes que no se juntan en las plazas para hacer botellón y fumar, sino que hacen enormes colas de hasta 45 minutos para comerse un bowl de cereales (importados) con leche fresca en la hora de la merienda antes de regresar a casa a hacer los deberes.

Los nuevos consumidores por debajo de los 25 años casi siempre piden en los mostradores con un “buenas tardes” o un “por favor”, aguantan las colas mientras comentan las últimas fotos de sus amigos en Facebook y ni siquiera se roban ni dañan las cajas históricas de cereales de Las Guerras de las Galaxias o Aladino que decoran las paredes de los locales y están a mano de cualquiera. Se sacan una foto, la suben en el Instagram y la devuelven con cuidado a las estanterías.

La historia de éxito de los cuatro jóvenes madrileños es doblemente sorprendente. Por un lado, tuvieron el buen tino al crear un modelo de negocio rentable y completamente inédito en España. Y, por otro, han dejado en evidencia a una gigante multinacional como Kellogg’s en su desacierto al retirar de España el famoso cereal Froot Loops.

El éxito de Cereal Hunters ha sido capitalizar el error de Kellogg's de retirar Froot Loops del mercado español 

Froot Loops, esos cereales de aros de colores con un tucán como mascota, es el motor de las ventas de Cereal Hunters, según explica Jaime Salvat, el empresario de 27 años que levantó el negocio junto con sus tres socios. Es el producto estrella, de lejos, sobre las otras 120 marcas de cereales que se venden en el local.

Ocupar el espacio perdido

Froot Loops fue retirado hace más de 20 años del mercado español. Kellogg’s no ha querido comentar las razones por las que tomó la decisión, pero en el sector de la alimentación asumen que la multinacional quiso potenciar en España otros productos más saludables.

Froot Loops, con un enorme éxito de ventas en Estados Unidos y Latinoamérica desde los años sesenta, tiene nada menos que 41% de azúcar. El cereal hiper-azucarado triunfa en todas partes y sobre el desacierto comercial de Kellogg’s en España, los cuatro jóvenes empresarios se hacen de oro. Ya planifican la apertura de dos locales más (uno en Madrid y otro en Valencia) y gestionan una red de franquicias que pretende alcanzar las 20 tiendas en un año.

En Foroches, hay entradas de compradores indignados porque no consiguen el Froot Loops e incluso hay una petición en Change.org de usuarios que piden a Kellogg’s que vuelva a vender a España los azucarados cereales. Ahora, el producto sólo se puede adquirir en tiendas de importación o en la exitosa Cereal Hunters.

La cadena potencia el colorido cereal y han acudido a la firma Barbadillo y Asociados para montar su esquema de franquicias. Piden 12.000 euros de entrada, el 4% de las ventas brutas y el 3% a un fondo de márketing.

Pero el equipo de la nueva cadena Cereal Hunters no sólo ha tenido aciertos. En un principio, apostaron por una marca de cereales ingleses saludables que no tuvo demasiada salida. Fueron sustituidos por otros cereales industriales. Y los clientes  adolescentes, contentos.

Cereales importados

Para lograr el éxito comercial, los jóvenes empresarios localizaron las marcas de cereales que no se consiguen en España, añadieron diferentes tipos de leches y toppings y el resultado son las colas que todos los locales vecinos sufren y que catapultan a los creadores de Cereal Hunters.

“Vimos un local en Londres que nos encantó. A mí me gustan los cereales y de inmediato pensé que podía ser un buen negocio en Madrid. Hay un mercado enorme para nosotros e incluso para los competidores. Casi todos los jóvenes de menos de 25 años que pasan por la calle, terminan entrando en el local”, explica Salvat.

Desde el primer día los jóvenes empresarios de Cereal Hunters se dieron cuenta de que  el éxito podía ser superior al esperado. Comenzaron trabajando sólo  los cuatro fundadores, pero a los dos meses ya tuvieron que contratar al primer empleado. Montaron el local con apenas 60.000 euros, 15.000 por cabeza. Los padres ayudaron pero Salvat quiere dejar claro que ellos también aportaron sus ahorros. 

El modelo de negocio es increíblemente rentable. La materia prima no puede ser más barata: cereales industriales y leche, un producto a precio de saldo en España. Tiene escasas mermas y no hay competencia. Al menos hasta ahora. Otra cadena ha visto el éxito y ha creado la competencia. Cereal House ya compite para intentar quedarse con parte del mercado.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad