Algunos comercios están abiertos desde el 4 de mayo con medidas de prevención contra el coronavirus. Foto: EFE
stop

La facturación de los comercios barceloneses en la primera semana de apertura sin cita previa ha bajado entre un 15% y un 30%

Barcelona, 23 de mayo de 2020 (13:21 CET)

Los comercios en Barcelona —en una situación similar al resto de España— han facturado en su primera semana de apertura sin cita previa entre un 15% y un 30% menos respecto a antes de la crisis. Ha habido grandes diferencias entre los barrios y el centro de la ciudad, donde hay pocos vecinos y ningún turista. El teletrabajo, la movilidad restringida y la ausencia de turistas han provocado que las calles y locales comerciales se vacíen, lo que se ha visto reflejado en las cuentas de estos negocios.

“La gran mayoría del comercio de proximidad, aproximadamente un 80%, ha abierto sus puertas esta semana. Mientras que muchas de las grandes cadenas han permanecido cerradas porque su superficie excede los 400 m2 permitidos y el operativo para abrir. En esas circunstancias, es más complicado operar”, explica el presidente de Comertia, David Sánchez, a la agencia Efe.

A pesar de haber bajado notablemente la facturación, era de esperar. Así lo indica el presidente de Comertia, que considera que el balance de esta semana es "correcto y según lo esperado". También asegura que ha visto "ganas de consumir" después de tantos días de encierro.

Se espera que para la fase 3, los niveles de consumo se acerquen a los que había antes de la pandemia. "Creo que cada semana tiene que ir un poco mejor", señala Sánchez. El empresario ha visto reducida, en estas circunstancias, la compra por impulso. Y cree que "la mejor medicina para que no haya una crisis económica es consumir en la medida de nuestras posibilidades". Por ello, ahora “toca consumir razonablemente" y no posponer las compras para recuperarnos lo antes posible.

Vuelven las rebajas en la semana próxima

Lo mismo opina el vicepresidente de la asociación Barcelona Comerç, Pròsper Puig, sobre la venta por impulso. “Ésta se está viendo bastante afectada en la vuelta a la actividad. La mayoría de la gente que entra en una tienda ya sabe lo que quiere comprar”.

Esto se debe a que la mayoría de gente quiere estar el mínimo tiempo expuesta al virus, por lo que salen con una idea fija de sus casas. A esto se le suma la limitación de clientes que hay en cada establecimiento en función de los dependientes y de los metros cuadrados. 

Hay comercios que ya anuncian las rebajas y es muy posible, según los expertos, que entre la semana que viene y la próxima la mayoría de los establecimientos ya las tengan en marcha. "Cuando abran las grandes cadenas, la mayoría de la locales se sumaran a las rebajas para quitarse el stock de producto que han acumulado durante este tiempo", ha señalado Puig.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad