DIA venderá por partes el negocio francés

stop

La cadena comunica a la plantilla de París el cierre de los supermercados por falta de rentabilidad

Un supermercado de la cadena

02 de abril de 2014 (20:21 CET)

DIA ha troceado el negocio francés para facilitar la retirada del único mercado europeo donde registra resultados negativos. China es otro país donde el grupo pierde dinero. La cadena de supermercados de precios agresivos ha reconocido el fracaso de las operaciones en Francia. Cuenta además con un plan en el que se contemplan varias alternativas por si no pudiera desprenderse de los establecimientos.

La compañía ha avisado a los trabajadores en París del cese de operaciones en Francia. Todavía no se ha decidido la fecha, según ha podido saber este diario. La multinacional tiene dificultades para traspasar los establecimientos ubicados en la zona norte del país. Considera que será más factible la venta de los lotes de París y su área metropolitana.

El mercado francés está dominado por una gran cantidad de supermercados de bajo coste, entre ellos Franprix, Bonprix, Bon Marché, Leclerc y Aldi. El año pasado, DIA obtuvo un resultado de explotación antes de impuestos de 60,2 millones de euros, el 36% menos que el año anterior. La compañía, con 865 establecimientos en Francia, trabaja con BNP Paribas para culminar la operación.

Desinversión

DIA anunció en la presentación de resultados de 2013 la desinversión en Francia aunque no detalló el plan de salida del país. Los trabajadores de París ya buscan empleo porque tienen la certeza de que la empresa cerrará.

Pese a ello, la compañía intenta llevar con normalidad el día a día. Asegura que, pese a los planes de desinversión, inyectará unos 20 millones de euros más a la filial francesa este año. La cadena también sigue contratando personal y recientemente ha iniciado el reclutamiento de un tesorero para su sede de París.

La retirada de Francia tiene un único precedente: la de Pequín. La compañía cerró el año pasado 163 tiendas, la mayoría en modalidad de franquicia. “El mundo actual es muy inestable y estamos obligados a trabajar con ensayo y error”, ha explicado su presidenta, Ana María Llopis.

Buen desempeño global

Aunque los resultados en Francia son claramente negativos, las operaciones de DIA mantienen un crecimiento sostenido durante los años de crisis. La compañía obtuvo un beneficio neto de 209 millones de euros, el 32,5% más que en 2012.

Las ventas en España y Portugal, los mercados prioritarios, suponen el 53% del total, pero el motor del grupo se ha trasladado a Argentina y Brasil donde ha registrado un crecimiento del 10,6% y del 6,7% en 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad