Dos catalanes buscan la clave de la juventud para Elizabeth Arden y La Prairie

stop

La biotecnológica Infinitec prepara componentes para tratamientos antiarrugas o autobronceadores

Productos de Elizabeth Arden y La Prairie

13 de diciembre de 2013 (20:19 CET)

El mundo de la cosmética es uno de los sectores que apenas ha notado la crisis. Sólo en España mueve cerca de 6.100 millones de euros anuales y está en continuo crecimiento. Un mercado al alza que han sabido aprovechar Alfons Hidalgo y Josep María Borràs, dos emprendedores catalanes que en 2006 pusieron en marcha Infinitec Activos, una compañía biotecnológica dedicada a crear productos para firmas de primer nivel.

Infinitec ha conseguido conquistar a marcas del nivel de Elizabeth Arden o La Prairie –una firma de lujo-- y se ha convertido en su proveedor. Pero no han sido las únicas que han caído en las redes de esta compañía catalana. También trabajan en proyectos de investigación conjuntos con Estée Lauder y Avon. “La innovación es el modelo de negocio”, sostiene Hidalgo.

Tratamientos anti-edad

La empresa, que empezó a dar sus primeros pasos de la mano del Parque Científico de Barcelona (PCB), busca la fórmula de la juventud eterna. Mientras tanto, intenta encontrar los componentes con los que paliar los efectos de la vejez. Para ello, cuenta con diez productos en cartera centrados en antiarrugas, autobronceadores o componentes antiedad, entre otros. Pero además desarrollan productos de origen marino a partir de la biotecnología.

El secreto de esta compañía, como muchas otras españolas, ha sido optar por la internacionalización. Exporta a 20 países y el 80% de la facturación proviene del mercado extranjero. Aunque, según explica Hidalgo, a nivel nacional se va recuperando terreno poco a poco. En sus inicios, las ventas españolas tan sólo representaban el 5% y, siete años después, concentran el 20% del total.

Oficinas en EEUU, sede en Barcelona

Ante el éxito cosechado a nivel internacional, los dos socios decidieron trasladar las oficinas a Estados Unidos. Hidalgo sostiene que “el mercado norteamericano nos ha permitido hacer un salto cualitativo como empresa”. Pero la sede central sigue en Barcelona. La planta de producción se encuentra en Montornès del Vallès y el laboratorio de Investigación y Desarrollo (I D) en la Bioincubadora del PCB.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad