Dos familias leridanas llevan a Martinsa Fadesa al Supremo

stop

Cedieron unos terrenos a cambio de unos apartamentos que la constructora de Fernando Martín nunca acabó por el concurso de acreedores y la posterior liquidación

Fernando Martín, expresidente de Martinsa Fadesa.

Barcelona, 23 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

Dos familias de Espui (Lleida) vendieron unos terrenos a Martinsa Fadesa para que levantara una promoción de 41 apartamentos turísticos al pie de la estación de esquí de Vallfosca. Formalmente, se trataba de una compraventa, aunque en realidad era una permuta: cedieron los terrenos a cambio de unos apartamentos.  

Diez años después, no tienen los terrenos, ni los apartamentos prometidos, ni las indemnizaciones, ni tan sólo ha entrado nunca en funcionamiento la estación invernal. Martinsa Fadesa se encuentra desde el año pasado en proceso de liquidación. No obstante, estos dos acreedores leridanos de la constructora de Fernando Martín están decididos a llegar más lejos que nadie. Su caso acaba de entrar en el Tribunal Supremo.  

Martinsa Fadesa promovió la estación de esquí de Vallfosca y, a sus pies, en el pueblo de Espui, el complejo residencial Vallfosca Mountain Resort. De las cerca de 1.000 viviendas previstas, se construyeron 90, pero 41 todavía no se han terminado. Cuando la constructora se declaró por primera vez en concurso de acreedores, en 2008, se suspendieron las obras.  

En 2013, el Juzgado de Tremp (Lleida) sentenció que Martinsa Fadesa estaba obligada a entregar los apartamentos totalmente acabados. Posteriormente, la Audiencia de Lleida ratificó el mismo veredicto.  

Los administradores concursales pasaron de las sentencias

Los administradores concursales de Martinsa Fadesa nunca cumplieron las sentencias por entender que les amparaba el concurso de acreedores.  

Cuando el Juzgado Mercantil número 1 de la Coruña acordó en marzo del año pasado la disolución y liquidación de la constructora, la promoción de 41 apartamentos de Espui no figuraba entre los activos de la compañía. Un descuido inexplicable. El abogado de los propietarios leridanos impugnó la liquidación.  

Este mismo juzgado mercantil, que es la instancia competente para resolver las reclamaciones económicas sobre Martinsa Fadesa, se pronunció en el mismo sentido que el Juzgado de Tremp y que la Audiencia de Lleida: se debían entregar los apartamentos de Espui acabados o, en caso contrario, aportar las correspondientes indemnizaciones. No obstante, en octubre pasado, la Audiencia de la Coruña ha dado marcha atrás al entender que la liquidación interrumpe derechos anteriores.  

Los perjudicados pueden quedarse sin nada

David Jurado, abogado de las familias leridanas, acaba de entrar un recurso de casación en el Tribunal Supremo. Está convencido de que les darán la razón. Jurado advierte que, si se aplica la sentencia de la Audiencia de la Coruña, todos los perjudicados de Martinsa Fadesa con anterioridad a declararse en concurso de acreedores no cobrarán nada o casi nada.  

Los activos de Martinsa Fadesa en el Pirineo de Lleida saldrán a subasta pública en una fecha todavía por determinar. Diversos grupos empresariales se han interesado por los apartamentos y, especialmente, por la inacabada estación de esquí de Vallfosca. La posibilidad de conectarla en un futuro con el cercano complejo invernal de Boi-Taüll resulta un acicate.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad