El Canal Català de Tarragona culpa a CiU del cierre abrupto

stop

La empresa comunica a sus 10 trabajadores la extinción de los contratos. Los directivos interpretan la cancelación repentina de la publicidad institucional como una presión para vender el canal a empresarios afines a CiU en Tarragona

Nicola Pedrazzoli, propietario del Canal Català

18 de mayo de 2012 (23:00 CET)

El Canal Català de Tarragona ha anunciado a sus 10 trabajadores el despido de toda la plantilla. La empresa, que inició operaciones hace 25 años, afronta una difícil situación financiera por la suspensión de la publicidad del Puerto y de la Diputació de Tarragona, unos convenios que representaban unos ingresos de 200.000 euros anuales, el 40% de la facturación total del canal.

Los directivos del canal acusan directamente a la agrupación de CiU en Tarragona de presionar al propietario del canal, el empresario Nicola Pedrazzoli, para que venda la empresa a Joan Maria Adserà, director general de la Xarxa Social del Hospital de Santa Tecla en Tarragona y cercano al entorno de CiU.

El pretendiente

Adserà, interesado por los medios de comunicación, es propietario del diario Notícies Tarragona. El médico había hecho saber sus intenciones de comprar el canal Català, pero su actual propietario se niega a vender la empresa en virtud de lo que considera como una especie de chantaje empresarial, según ha hecho saber a algunos de sus trabajadores.

El director sanitario asegura que no ha celebrado ninguna reunión con los representantes de Canal Català y niega que haya formulado o recibido ninguna oferta para adquirir esa empresa.

20 días por año

La supresión de la publicidad institucional hace inviable el canal de televisión, por lo que la empresa ha propuesto a los empleados un despido con una indemnización de 20 días por año trabajado. El canal abandonará las emisiones locales la semana que viene, según los trabajadores del canal.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad