Almacén de El Corte Inglés en Oporto

El Corte Inglés asusta a los interesados en su división informática

stop

Los grandes almacenes admiten que los ingresos de la filial caen y los beneficios están estancados en pleno proceso de venta

Barcelona, 13 de noviembre de 2019 (20:40 CET)

En la hoja de ruta de El Corte Inglés, una acción aparece marcada de rojo en todas las agendas: vender la filial de Informática. Los grandes almacenes necesitan desprenderse de la división para pagar deuda y presentar un beneficio mejor que el año pasado a final del ejercicio. No obstante, la realidad no ayuda y las cifras en lo que va de temporada son peores que las comparables.

La empresa que preside Marta Álvarez realizó este miércoles la presentación de sus resultados semestrales. No hubo muchas sorpresas: las ventas crecieron apenas el 1,3% hasta los 7.613 millones de euros y el Ebitda ascendió a 386 millones (+13,9%) gracias a la reducción de costes. Sin embargo, dejó el lunar de la filial de informática, que el grupo tiene en venta desde hace más de un año.

Los datos comunicados a los inversores revelan que los ingresos de la división cayeron desde los 308 millones de euros hasta los 287 millones. Mientras, el Ebitda escaló de los 8 millones a los 9 millones de euros.

"La división de informática vira de la venta de hardware a la prestación de servicios de consultoría", dicen en El Corte Inglés

“Estas diferencias reflejan el cambio continuo en el enfoque de la división, de la venta de hardware a prestar servicios de consultoría, con mayor valor añadido”, justificó la compañía en un comunicado.

Así, El Corte Inglés revela los motivos del escaso interés que despertó el proceso abierto el pasado otoño, y que lleva más de un año saltando de cajón en cajón. La venta ha pasado por diferentes estadios: en otoño de 2018 parecía hecha pero el grupo mexicano Kio Networks dio marcha atrás a última hora, lo que supuso un freno inesperado.

Este mismo verano, la desinversión se descartó por las bajas ofertas recibidas. Las pretensiones iniciales eran de recaudar entre 300 millones y 400 millones de euros, algo que ya se da por descartado. Ahora, según explicó El Confidencial​ en octubre, la transacción se habría vuelto a activar y habría fondos como Proa Capital, HIG CapitalOne Equity Partners y Group Français d’Informatique interesados.

¿Y si El Corte Inglés no puede vender Informática?

Si bien calificaron la transacción como prioritaria, en la cúpula de El Corte Inglés no se descarta que la venta de Informática no llegue a cerrarse a lo largo del ejercicio actual --hasta el 28 de febrero--. Más complicado parece incluso que se alcance a cerrar la desinversión de dos activos que el grupo no puso oficialmente en el mercado pero que sí estudia enajenar en el futuro: las divisiones de viajes y seguros, para las que ya existen valoraciones internas sobre su precio.

"La intención es la de deshacerse de aquello que no sea el core, pero todavía no se ha decidido el cuándo ni el cómo”, resumen las fuentes consultadas. No obstante, asumen que es prácticamente imposible cerrar algún tipo de operación para el año fiscal 2019-2020.

La esperanza se centra entonces en las desinversiones inmobiliarias. Para ello, la compañía creó una división inmobiliaria, que ahora mismo analiza el tamaño del portafolio y que aspira a firmar sus primeras operaciones entre finales de diciembre y primeros de enero. La intención no es otra que dar salida a sus edificios tras fracasar la macroventa inmobiliaria del Project Green con la que planeaba obtener hasta 1.500 millones de euros.

La nueva unidad de negocio se encargará de la construcción, promoción y gestión de negocios inmobiliarios también para terceros; tanto de bloques ya construidos como de terrenos. Las mismas voces explican que se enfocará casi en su totalidad al mercado de oficinas y retail​.

Pero de no lograr acelerar la venta de edificios, El Corte Inglés ya tiene camino hecho. A lo largo del primer semestre, el grupo ya obtuvo 151 millones por la venta de su centro comercial en la plaza Francesc Macià (Barcelona) y otros 36,8 millones por la de los establecimientos de Bahía Sur (Cádiz) y Los Arcos (Sevilla).

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad