El decano del Col·legi de Periodistes se niega a comentar las irregularidades investigadas por la Fiscalía

stop

Josep Maria Martí atribuye a la gestión de Josep Carles Rius, anterior decano, las presuntas anomalías tributarias y se limita a dar la información que la autoridad judicial ha solicitado

06 de enero de 2011 (17:02 CET)

“Esta ha sido la herencia con la que nos hemos encontrado”. Con estas palabras, la portavoz del Col·legi de Periodistes de Barcelona, Cristina Rius, argumentaba el silencio que impera en la institución catalana ante el anuncio de que la Fiscalía de Delitos Económicos esta inspeccionando sus cuentas desde 2002, buscando posibles irregularidades. Desde que se iniciaron las pesquisas, a mediados de diciembre, solo han hecho un comunicado reconociendo la acción de la autoridad judicial.

El actual decano, Josep Maria Martí, entró en el cargo el pasado marzo y ha traspasado la responsabilidad de cualquier anomalía que pueda salir a la luz pública al anterior responsable del Col·legi, Josep Carles Rius. De hecho, desde que se iniciaron las pesquisas oficialmente no ha abierto la boca. Se ha limitado a poner a disposición de la Fiscalía toda la documentación que ha solicitado “y nos ha instado a colaborar el máximo posible”, añade Rius.

Pero ¿ha intentado averiguar a qué se debe la investigación? Se inició por la denuncia de un grupo de particulares. ¿No detectó nada fuera de lo normal en las cuentas cuando tomó las riendas de la entidad? ¿Está preparando algún plan para limpiar la imagen del Col·legi y dirimir cualquier duda sobre irregularidades tributarias?

Todas estas preguntas, entre otras, son las que a finales de diciembre desde Economía Digital hicimos llegar al decano, contando con su visto bueno para hablar y explicar qué está pasando en la casa grande del periodismo catalán. Con todo, al final ha decidido dar marcha atrás “y no valorar ninguna información acerca de la gestión anterior”, puesto que tal como detalla Rius, “se está investigando el caso”.

Dudas sobre las cuentas

Precisamente en la lucha de las dos candidaturas que concurrieron en las elecciones del pasado mes de marzo -la de Martí y otra encabezada por el director de Nació Digital, Salvador Cot- ya se denunciaron irregularidades en las cuentas del Col·legi. Incluso se pidió a la Conselleria de Justicia que mirara si la economía de la casa estaba en orden, a lo que contestaron que no habían detectado nada fuera de lo normal.

Con todo, desde la candidatura perdedora (que tienen una representación destacada en la junta del Col·legi) niegan estar detrás de esta denuncia. Una afirmación que la gente de Martí no ve con malos ojos, ya que aseguran que en el trabajo diario de la institución hay muy buena sintonía entre todos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad