El Gobierno ficha en Linklaters al nuevo presidente de la CNMV

stop

La futura número dos del regulador bursátil sancionó a Deloitte por la salida a bolsa de Bankia

Sede de la CNMV. EFE

Barcelona, 16 de noviembre de 2016 (19:30 CET)

El Consejo de Ministros propondrá este viernes que Sebastián Albella sea el nuevo presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en sustitución de Juan Manuel Santos-Suárez, que presidía el organismo regulador desde el fin del mandato de Elvira Rodríguez.

Además, el Gobierno planteará que la vicepresidencia del supervisor recaiga en la máxima responsable del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), Ana María Martínez-Pina, según fuentes del Ministerio de Economía.

Sebastián Albella, licenciado en derecho por la Universidad de Navarra, nació en Castellón en 1958, ingresó por oposición en el cuerpo de abogados del Estado en 1984 y es actualmente el socio presidente del despacho internacional Linklaters, al que se incorporó en 2005 procedente del bufete Ramón y Cajal.

Fue jefe de la asesoría jurídica de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera y subdirector general de Política Financiera (1986-1988), y el primer secretario del consejo y responsable de los servicios jurídicos de la CNMV (1988-1991).

La vicepresidenta sancionó a Deloitte

Martínez-Pina, licenciada en Derecho por la Universidad Central de Barcelona y miembro del Cuerpo Superior de Inspectores de Seguros del Estado desde 2001, se sentaría en el puesto de la vicepresidencia de la CNMV, el mismo que tuvo Lourdes Centeno hasta el pasado 6 de octubre.

De 2001 a 2003 estuvo destinada en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, hasta que entró en el ICAC, dependiente del Ministerio de Economía, donde fue jefa de área y subdirectora general adjunta de Normalización y Técnica Contable, antes de llegar a la presidencia.

Miembro de la comisión rectora del FROB desde septiembre de 2012, Martínez-Pina es conocida por haber impulsado la nueva ley de auditoría y haber sancionado con 12 millones de euros a Deloitte, auditora que supervisó las cuentas del grupo BFA-Bankia antes de su salida a bolsa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad