Imagen de archivo de una empresa |PxHere

El gran reto de las empresas familiares: la digitalización

stop

Según la Encuesta Mundial de la Empresa Familiar 2018, elaborada por PwC, el 60% de los encuestados tiene previsto mejorar sus capacidades digitales

Barcelona, 20 de noviembre de 2018 (12:00 CET)

Las empresas familiares españolas se enfrentan a tres grandes retos en los próximos años: la innovación, la digitalización y la competencia internacional. Esta es la conclusión que se desprende de la Encuesta Mundial de la Empresa Familiar 2018, que cada dos años elabora PwC.

El estudio, realizado a partir de 2.953 entrevistas a compañías familiares de todo el planeta, pone especial énfasis en la necesidad de adaptarse a las nuevas tecnologías.

El 74% de las empresas familiares españolas coinciden en señalar la innovación como uno de sus principales retos

Según el estudio, las empresas familiares han tomado conciencia del impacto disruptivo de la digitalización. Ante la valoración de los tres principales retos a los que se enfrentan sus compañías, un 74% de los negocios españoles entrevistados – 58- señala la innovación; un 67%, la digitalización y un 59%, la competencia internacional.

La muestra española coincide con las preocupaciones de sus homólogos internacionales. Un 66% de los representantes de las empresas familiares internacionales cree que la innovación será un factor clave en el desarrollo de su empresa.  

Asimismo,  los negocios familiares señalan la dificultad de acceder a personal con talento y capacidades necesarias para desarrollar su trabajo. En consonancia con esta preocupación, el 59% de los entrevistados tiene previsto incorporar a profesionales con experiencia de fuera de sus compañías y el 60% pretende actualizar sus capacidades digitales en los próximos años.

El 81% de los empresarios familiares encuestados ya venden sus productos fuera de España

La otra gran preocupación para la empresa familiar española, que se revela en la encuesta elaborada por PwC, es la competencia internacional. El 81% de los empresarios encuestados ya venden sus productos fuera de España y, en los próximos cinco años, aumentaránun 6% el peso de sus exportaciones.

La socia responsable de empresa familiar en PwC, María Sanchíz, destaca el buen momento de la empresa familiar española: “en muchos de los parámetros analizados nuestras empresas obtienen resultados positivos en comparación con los resultados globales”.

El futuro de la empresa familiar española

El estudio muestra que el 76% de las compañías entrevistadas prevén un crecimiento de sus ingresos en los dos próximos años –un 8% menos que la comparación con sus homólogos internacionales.

Asimismo, la planificación de la estrategia se ha consolidado en los últimos años como un factor clave en el crecimiento de la empresa española. No en vano, el 62% de los negocios familiares españoles cuenta con planes estratégicos a medio plazo ya formalizados, por encima de la media mundial.

A su vez, el estudio señala que la empresa familiar española sigue liderando la diversidad de género. Según el informe, el 29% de las empresas encuestadas contaban con mujeres en sus consejos y un 27% en sus equipos directivos – por encima del 21% y el 24% internacional, respectivamente-.

Radiografía de la empresa familiar española

Uno de los principales valores de la Encuesta Mundial de PwC es radiografiar el estado de la empresa familiar española, en comparación con sus homólogas internacionales.

De esta manera, el estudio señala que un 74% de los negocios familiares española ya emplea a la próxima generación en la compañía, un 9% más que la media global. Aun así, queda mucho trabajo por hacer: sólo el 36% de los encuestados cuenta con planes de sucesión documentados y comunicados.

El informe muestra, a su vez, la preocupación de la empresa familiar española por captar talento. No en vano, el 86% cree que el principal objetivo de su empresa es atraer el mejor talento posible, superando incluso aumentar la rentabilidad de la compañía (84%).