El hijo de Jordi Pujol quiere echar a Prisa de su sede

stop

El fondo Drago Investments, controlado por Oleguer Pujol, espera el visto bueno del Ayuntamiento de Madrid para desalojar al editor de 'El País'. Quiere que Primark, la cadena irlandesa de ropa de bajo coste, sea el nuevo inquilino del céntrico edificio de la Gran Vía

Sede de Prisa, en Madrid.

15 de mayo de 2012 (00:37 CET)

Oleguer Pujol, hijo del expresident de la Generalitat, Jordi Pujol, ultima la salida del grupo Prisa de su edificio, ubicado en plena milla de oro madrileña. El consejero delegado de Drago Investment planifica un cambio de inquilino en el número 32 de la Gran Vía de Madrid en una operación en la que despedirá a los actuales ocupantes, el grupo editorial Prisa, por la cadena de ropa irlandesa de bajo coste Primark.

La operación inmobiliaria se negocia desde hace al menos tres meses en los despachos de urbanismo del Ayuntamiento de Madrid. El Gobierno de la capital ha visto hasta ahora con buenos ojos el desembarco de la multinacional en ese emplazamiento donde está prevista, además de la entrada principal por la Gran Vía, un acceso trasero en la calle Desengaño, aquejada por problemas relacionados con la prostitución que el ayuntamiento no puede erradicar.

Pero las reticencias y objeciones de El Corte Inglés, cuya sede en la calle de Preciados se encuentra a pocos metros de Prisa, podrían suponer un nuevo obstáculo en los propósitos de Pujol, según explican fuentes municipales. El Corte Inglés mantiene un contrato de arrendamiento por el local esfera que está ubicado en el inmueble.

Competidores indeseados

La salida del grupo Prisa de su sede central en la Gran Vía también pone en peligro a otros tres arrendatarios que, por razones obvias, tendrán una difícil convivencia con el nuevo inquilino: Zara, Mango, H&M y Sfera, marca de El Corte Inglés. Primark está dispuesto a apoderarse del inmueble de nueve plantas, aunque oficialmente ha declinado ofrecer comentarios acerca de la operación.

Además del edificio corporativo, Prisa vendió hace cuatro años la antigua sede de Radio Barcelona, en la calle de Caspe de Barcelona, y la sede de El País en Madrid en la calle de Miguel Yuste para aliviar su ya complicada situación financiera. La operación, que ascendió a 315 millones de euros, fue financiada por Banco Santander.

Inversiones millonarias

La compañía de Pujol, Drago Investment, también adquirió una red de oficinas de Banco Santander valoradas en pleno auge inmobiliario en unos 2.000 millones. La inmobiliaria, liderada en aquel momento por el ex ejecutivo del banco de inversión JP Morgan, Luis Iglesias, comenzó a ser dirigida por Pujol en 2009 con el encargo de rentabilizar las inversiones millonarias ejecutadas la época de abundancia.

Pujol, que participó en la campaña Freedom Catalunya 1992, trabaja en la sede de Madrid de la corporación, que también cuenta con oficina de representación en Lisboa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad