El ibérico de Castro y González se quiere comer Asia y Latinoamérica

stop

EXPANSIÓN

La familia González junto a sus jamónes ibéricos

19 de julio de 2014 (20:27 CET)

¿A quién no le gusta el jamón ibérico? Es uno de los placeres que ofrece la gastronomía española y que, cada vez más, saben apreciar los comensales y ciudadanos de otros países. Por ello, la internacionalización y las ventas en el exterior son importantes para los jamoneros españoles como Castro y Conzález.

Esta compañía, dirigida por la cuarta generación, decidió hace tres años a apostar fuerte por la exportación y ahora el 10% del volumen total del negocio --que ronda los 18 millones de euros-- ya procede de otros mercados. Sin embargo, todavía queda mucho camino que recorrer y los cerdos de Castro y González tienen hambre de conquista y quieren crecer más en el extranjero.

Entre los mercados que quieren comerse, destacan Asia y Latinoamérica. “Ahora en China no podemos exportar directamente porque estamos a la espera de conseguir la licencia, pero vendemos vía Hong Kong. Son mercados muy fuertes y donde lo español está de moda y el ibérico les encanta”, explica uno de los hermanos al mando del negocio, Miguel González.

¿Jamón 'made in' China?

Sin embargo, se ha comentado, y mucho, la intención del mercado asiático de producir sus propios jamones lo que, al parecer, no asusta demasiado al sector. “El ibérico de bellota es muy difícil de producir en otros países. Un jamón blanco sí que podría ser, pero el ibérico requiere de una climatología concreta y un proceso de curación particular que veo muy complicado que se pueda copiar”, añade González.

Centroamérica y Suramérica también son áreas con gran potencial para el ibérico español. En la actualidad, Castro y González ya comercializa su jamón en Perú, Brasil, Guatemala, Colombia, República Dominicana y México pero quiere afianzarse más en estas zonas. “Son países muy atractivos con similitud de cultura y que valoran mucho nuestro jamón”, detalla.

Duplicar el porcentaje de ventas en el extranjero

El objetivo de la compañía es conseguir vender en el extranjero, a corto plazo, un 20% del volumen total del negocio que en la actualidad ronda los 18 millones de euros. De momento, el mercado más potente para la firma es Reino Unido, que fue el primero en el que desembarcó cuando se decidió por la internacionalización. Sobre todo, se vende el jamón en tiendas gourmet y en restaurantes de alto nivel. “El ibérico de bellota se encuentra en los restaurantes cinco estrellas”, matiza González.

Del mismo modo en España, Castro y González sólo vende para la restauración de alto standing y en establecimientos especializados, además de en los centros El Corte Inglés, pero no en otras cadenas de distribución centradas en la alimentación.

La burbuja del jamón

Aunque entre 2011 y 2012 las ventas de jamón decayeron, el último año ya se ha experimentado un cambio de tendencia. “En el mercado español antes se hablaba de una producción de 4,5 millones de cerdos ibéricos al año y ahora esta cifra ha caído hasta los dos millones. Se ha saturado el sector y se ha introducido en el negocio gente que no conocía el mercado. Ha habido una burbuja que la demanda no ha absorbido”, explica el empresario.

No obstante, en 2013 las ventas en España empezaron a repuntar gracias a un leve impulso del consumo, todavía lejos de años anteriores. Y, en el primer semestre de este año, ya se ha experimentado un crecimiento del 15% de las ventas, lo que hace pensar que será un buen ejercicio. “2013 fue un punto de inflexión y esperamos que este año se mucho mejor”, concluye González.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad