El mapa de las televisiones locales se desmorona en Catalunya

stop

FRACASO DEL MODELO DE LA TDT

Un programa de tarot en una televisión local.

27 de diciembre de 2011 (19:44 CET)

La caída de 37 televisiones locales en Catalunya (algunas de ellas nunca llegaron a emitir) en los últimos cinco años ha hecho que la entidad reguladora, el Consell Audiovisual de Catalunya (CAC), comience a plantearse la reestructuración del sector. Muchas operadoras incumplen los requisitos de programación propia y de emisiones mínimas en catalán que exigían las concesiones.

Tanto el CAC como las operadoras consideran inviable el actual sistema con un exceso de licencias. La privadas no contratan publicidad suficiente para sobrevivir y las públicas han sido las primeras víctimas de los recortes presupuestarios de los ayuntamientos.

El reparto, concretado en el 2006 a través de un proceso de subastas, ha ocasionado que una población como Tortosa, de apenas 34.000 habitantes, tenga tres televisiones privadas: Canal 21, L'Ebre TV y Canal TE. El mismo panorama se repite en Figueres, con 44.000 habitantes, donde tres emisoras locales (Empordà TV, Canal Català Selva y Canal 10 Empordà) compiten por la publicidad local.

Tras un crecimiento sin freno, apenas quedan operativas 59 de las 96 licencias que fueron subastadas, según datos aportados por el CAC. Las últimas en caer han sido las cadenas públicas de l'Hospitalet y Gavà, que dejarán de emitir el 31 de diciembre por los recortes de los presupuestos de los ayuntamientos. Otras televisiones como las de Igualada y Badalona se enfrentan a una importante reducción presupuestaria que podría amenazar su continuidad a corto plazo.

Ocho incumplidoras

La caída de la publicidad y la escasa audiencia (la inmensa mayoría no logra ni el 0,1% en Catalunya) ha forzado a algunos canales a recurrir a publicidad erótica disfrazada de programación y a contenidos esotéricos que se financian con el coste de las llamadas de los espectadores.

El CAC ha sancionado a ocho de ellos principalmente por emitir estos programas en horario infantil. El proceso ha terminado con la devolución de las licencias, tres de ellas de Localia, una de Vocento, una de Uniprex y otras de pequeñas emisoras.

Dolors Comas, consejera del CAC, explicó a Economía Digital que el ente regulador está siendo más tolerante con los incumplimientos de la programación en catalán pero ha sido muy firme con la violación a las leyes de protección al menor. “Hemos sancionado a Estil 9 y a Canal Català con 90.000 euros por emitir programas inapropiados en horario infantil”, afirmó.

La multa de Canal Estil 9 se produjo por la emisión de programas eróticos en horario protegido y la de Canal Català por un video pornográfico, que ha sido recurrida por la empresa que alegó “un error técnico”. El CAC se ha reunido este año en varias ocasiones con las cadenas para instarlas a aumentar su producción propia y las emisiones en catalán.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad