El matrimonio chino-mexicano de Campofrío no gusta en la bolsa

stop

Las acciones de la multinacional charcutera cayeron el 7% tras la negativa de Shuangui de reducir participación

23 de diciembre de 2013 (22:07 CET)

Campofrío, uno de los mayores fabricantes de embutidos del mundo, estará dirigido por un triunvirato chino-mexicano-español, un reparto que no ha agradado a los mercados. Los títulos de Campofrío cayeron este lunes en bolsa casi el 7% después de que se conociera el acuerdo entre los dos principales accionistas: la empresa mexicana Sigma y el grupo chino Shuangui para repartirse el control de la cárnica española.

Las acciones de la cárnica cerraron en siete euros por título, lo que supone una caída del 6,79% frente a los 7,51 euros con los que cerraron el pasado viernes.

Acuerdo

El grupo mexicano Sigma hizo una OPA amistosa el mes pasado para hacerse con Campofrío. La compañía, líder en carnes frías en Estados Unidos y de quesos en México, solicitó un crédito a largo plazo para obtener el control del fabricante español, pero la otra gran accionista, la china Shuangui, no ha querido vender el 37% de las acciones que posee.

El accionista principal, Sigma, que cuenta con el 44%, ha comunicado que el trabajo conjunto con la empresa china representa una importante oportunidad para expandir el negocio en Asia.

Preocupación sindical

El sindicato Feagra-CCOO ha exigido una reunión urgente con la dirección de Campofrío para conocer de primera mano los cambios accionariales y el plan de negocio de la empresa.

Los representantes de los trabajadores, que aplaudieron el mes pasado la salida del fondo buitre Oaktree, pidieron a los accionistas una reunión para plantear la necesidad de mantener los puestos de trabajo y las condiciones laborales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad