El Parlament intenta frenar el cierre de la planta de las históricas grapadoras Petrus

stop

DENUNCIA DE DESLOCALIZACIÓN

Cristina Farrés

Los trabajadores catalanaes de Esselte iniciaron una huelga el pasado 19 de enero en las puertas de la factoría
Los trabajadores catalanaes de Esselte iniciaron una huelga el pasado 19 de enero en las puertas de la factoría

en Barcelona, 07 de febrero de 2015 (00:00 CET)

El Parlament ha decidido mover ficha para intentar frenar el cierre de la única planta que queda en Cataluña de la histórica firma de grapadoras Petrus. La comisión de Empresa ha citado al director de la planta del grupo Esselte, Xavier Abadia, a una reunión.

El fin del encuentro es "contrastar los puntos de vista que nos han expuesto [los empleados] con la visión que tienen desde la dirección del grupo", indican en una carta que ha enviado al centro situado en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona).

Negociación con los trabajadores


Los portavoces de la comisión intentan tranquilizar a Abadia al indicar que la reunión "no tiene otro propósito que el de intercambiar opiniones". Le avisan de que la plantilla les ha hecho llegar su preocupación por "la falta de tiempo" para negociar "en la clave más social posible" el expediente de regulación de empleo (ERE) que la compañía ha presentado.

Esselte informó el pasado 19 de enero que tenía previsto cerrar la factoría catalana por la falta de rentabilidad del grupo. Aún no ha fijado la fecha concreta en que bajará la persiana. Entre sus planes está cubrir las necesidades del mercado del sur de Europa con mercancía fabricada en Polonia y China, donde concentrará su producción.

Prohibición de internacionalizar


El comité de empresa afirma que la planta catalana sería viable si los dueños de Esselte, el fondo estadounidense JW Childs, les permitieran vender en el extranjero. También denuncian que las reservas por valor de 38 millones que tenía la filial española de la firma se han destinado durante los últimos años a "financiar otras firmas y plantas del entramado del grupo". "Estamos ante una deslocalización con el único fin de obtener mayores beneficios".

JW Childs Associates es un fondo de inversión estadounidense participado, entre otros, por el Canada Pension Plan Investment Board (CPP). Controla firmas como las bebidas Sunny Delight o el mayor retailer en ropa de cama de EEUU, Mattress Firm Holding. Adquirió la multinacional Esselte en 2007. La marca Petrus tiene casi un siglo de vida.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad