Las debilidades de la resurrección de Blanco. EFE/ED/Archivo

Blanco necesita el dinero de los ex trabajadores para resucitar

stop

Jordi Hidalgo, propietario de Hipaldisa, pretende abrir las primeras tiendas bajo la marca New Blanco. Lo tiene todo previsto y necesita a los ex trabajadores

Barcelona, 03 de marzo de 2017 (23:30 CET)

Tres meses después de anunciar su cierre, la firma de ropa que fundó Bernardo Blanco podría volver. Ese es el objetivo que se ha marcado Jordi Hidalgo, propietario de Hipaldisa. El empresario presentó un plan a los administradores concursales de la sociedad que gestiona la firma, Global Leiva, y ahora ultima la refundación con la apertura de las primeras tiendas en Cádiz, Murcia y Barcelona.

Lo haría bajo el nombre de New Blanco, marca que ya ha registrado. Hidalgo también tiene en el punto de mira más ciudades para abrir otros dos puntos de venta: Málaga y Madrid. Todas ellas deberán disponer, al menos, de cinco empleados y mantener a cuatro trabajadores de la estructura de la empresa.

El nuevo dueño aportaría 1,9 millones de euros, pero necesita asociados... y piensa en los propios empleados

La materialización de la alianza pasa, precisamente, por la voluntad de los trabajadores. Hidalgo se reunió con ellos a finales de enero y les mostró su plan para reflotar la marca. El empresario aportaría 1,9 millones de euros, pero necesita asociados. Cada empleado interesado debería aportar 2.500 euros y un aval bancario de 10.000 euros.

Cooperativa de los trabajadores

La intención de Hidalgo es que los empleados que participen creen una cooperativa que se asociaría con New Blanco. La estructura empresarial buscaría "evitar que los trabajadores respondieran ante cualquier contratiempo", según han indicado a Economía Digital fuentes cercanas al proyecto. El plan está sobre la mesa y el proyecto echará a andar en las próximas semanas.

En el documento que aportó Hidalgo a los trabajadores figura la proyección de New Blanco para los próximos seis años. En el primero ejercicio, todo el personal sería autónomo y a partir del segundo se empezarían a cobrar beneficios. Al año siguiente se reducirían el número de avales bancarios y ya en el sexto, algunos trabajadores se podrán desprender de sus participaciones. 

Blanco perdió en 2016 más de 66 millones de euros, el 67% más que en 2015. Desfase que la llevó a realizar un expediente de regulación de empleo para despedir a toda su plantilla y posteriormente liquidar la empresa. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad