El Port Vell plantea una reforma para acoger yates de millonarios

stop

CAMBIOS EN UNA INFRAESTRUCTURA

Marta Ciurana

El litoral barcelonés necesita espacio como el astillero MB'92 que tiene capacidad para grandes yates de lujo
El litoral barcelonés necesita espacio como el astillero MB'92 que tiene capacidad para grandes yates de lujo

14 de diciembre de 2011 (20:08 CET)

El plan más reciente de la inversora inglesa de Martín Bellemy, Salamanca Investment y la Autoridad Portuaria de Barcelona pretende convertir al Port Vell en un puerto de lujo para hacerlo más rentable. El lanzamiento del proyecto, que implica la construcción de 140 amarres para grandes embarcaciones, ya comienza a levantar muchas preguntas sobre el futuro de la instalación que hasta ahora sólo acogía a pequeños barcos y yates.

Los nuevos amarres albergarán a embarcaciones de entre 10 metros y 180 metros de eslora. En el espacio de tierra firme han proyectado tres edificios nuevos para servicios como restaurantes, zonas de descanso, áreas de ocio para la tripulación y una recepción centralizada.

Los planos del futuro proyecto que Marina Port Vell estudia


El nuevo modelo supondrá una reestructuración total del puerto y, para ello, habrá que reubicar las embarcaciones actuales para ceder espacio a las nuevas, algo que la Marina del Port Vell prevé lograr en otoño de 2012.


La Marina del Port Vell en la actualidad

Según el director de la Marina, Gabriel Sandoval, el coste de la operación pudiera alcanzar más de 30 millones de euros. Asimismo, ha declarado que “la marina, con 20 años de antigüedad, necesita mejoras” y que, “por ello disponen de una de las mejores áreas técnicas de reparación de este tipo de embarcaciones, convirtiendo, así, la capital catalana en uno de los clústers marítimos más importantes del mundo”.

La ciudad condal acoge a gran número de españoles y extranjeros aficionados a la náutica, además de albergar al astillero para grandes embarcaciones, el MB'92. Locales y foráneos están abriendo puertas al sector del lujo náutico, teniendo en cuenta que en el puerto barcelonés entran 200 barcos de más de 30 metros al año.

La empresa encargada de la explotación del puerto, Salamanca Investment, obtuvo la concesión en julio de 2010 y la mantendrá hasta el 2021. La compañía pagó unos 30 millones de euros para obtener la explotación del puerto, según publicó el diario Financial Times.

Discrepancias

Desde la coalición ecosocialista en el ayuntamiento, Ricard Gomà, ha pedido la paralización del proyecto, tal como solicitó, sin éxito, con el Maremagnum, el World Trade Center o el hotel W. Por otro lado, los socialistas han declarado que pedirán al alcalde Trias los detalles del proyecto.

Asimismo, también se ha planteado una remodelación junto a la Barceloneta, con un puerto de lujo al lado del hotel W, diseñado por el catalán Ricardo Bofill, para acoger 400 embarcaciones, 250 de ellas en puerto seco. El plan se encuentra en proceso de discusión pero no se ha abierto la licitación, según fuentes de la Autoridad Portuaria. Con ambos proyectos, el litoral barcelonés podría dar un giro de 180 grados en muy poco tiempo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad