El Salón del Automóvil de Barcelona le gana el pulso al de Madrid

stop

Las patronales aseguran que es un error mantener las dos ferias ante la crisis del sector

Interior del Salón del Automóvil de Barcelona de 2011

25 de abril de 2013 (18:10 CET)

La 37ª edición del Salón Internacional del Automóvil de Barcelona abrirá sus puertas del 9 al 19 de mayo. Durante diez días se convertirá en la capital europea del motor y un punto de encuentro de un sector muy tocado por la crisis económica. Y ante esta coyuntura, los fabricantes consideran que no tiene sentido que Madrid y Barcelona celebren cada dos años un salón internacional. La apuesta del sector es mantener el histórico certamen que se organiza en la capital catalana desde hace 94 años.

“Ahora en España no caben dos salones. No puede haber uno al año”, ha sentenciado el vicepresidente de la Asociación Española de Fabricantes de Vehículos y Camiones (Anfac), Mario Armero, durante la presentación de la nueva edición del salón de Barcelona. Armero, además, ha puntualizado que esta observación ya se la trasladaron tanto al anterior Gobierno de la Comunidad de Madrid de Esperanza Aguirre como al actual, dirigido por Ignacio González.

Las firmas en Madrid y Barcelona

Cada año, una de las dos principales ciudades españolas se alterna la organización del salón. Un encuentro que cada vez reúne a menos marcas. Aunque Barcelona sigue siendo más atractiva frente a la debacle de Madrid. En 2012 se dieron cita en la capital ocho marcas: BMW, Infinity, Isuzu, Land Rover, Mercedes-Benz, Mini, Smart y Volvo. En la Ciudad Condal asistirán 22 firmas, ocho menos que en 2011.

Además, la presente edición catalana presentará dos novedades mundiales --el Renault Twizy Sport F1 y el Volkswagen e-up-- y cuatro primicias europeas: Nissan Juke, Mercedes-Benz GLA, Audi A3 Sedai y Range Rover Sport.

Esfuerzo de representación

Las compañías que quieren mostrarse ante profesionales del sector deben pagar 700 euros por el metro cuadrado de superficie de exposición. Una suma que para algunas marcas es difícil de asumir dada la estrepitosa caída de las ventas en el sector: en 2007 se vendieron 1,7 millones de unidades frente a las 700.000 de 2012. Por ello, Fiat, Toyota y BMW han declinado su participación a los pocos días de que se inaugure el certamen.

El director del salón barcelonés, Ricard Zapatero, ha destacado el esfuerzo de las firmas por mostrarse en el salón. El secretario general de Asociación Nacional de Importadores de Automóviles, Camiones, Autobuses y Motocicletas (Aniacam), Victor García, ha sentenciado que si las marcas no participan no es por falta de ganas, sino por los efectos de la crisis.

Conciertos y exposiciones


Por su parte, el presidente del certamen, Enric Lacalle, subraya que el salón es barato. La entrada anticipada cuesta10 euros (12 euros en taquilla) frente a los cinco euros de la edición de 2012 celebrada en Madrid.

Los certámenes se presentan como una plataforma de proyección de sus productos, pero la caída del sector obliga a los organizadores a ofrecer atractivos complementarios como conciertos y exposiciones.

En el caso del salón de Barcelona, esta nueva edición coincidirá con el Gran Premio de Fórmula 1 en el Circuito de Catalunya de Montmeló y los juegos X-Games. Y los asistentes a ambas competiciones podrán acceder gratis al salón.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad