Empresarios chinos buscan hacer negocio en África desde Barcelona

stop

Una cámara asiática visita la capital catalana en un pionero ‘roadshow’ a un país europeo

08 de noviembre de 2013 (21:18 CET)

Un centenar de empresas chinas estudian fijar su sede europea en Barcelona para hacer negocios en África. Así lo asegura la cámara de comercio China Africa Business Council, también interesada en abrirse paso en el sur del Mediterráneo. Durante dos días, una comitiva ha visitado la capital catalana y ha abierto el apetito inversor de decenas de compañías locales.

La institución centrada en el continente africano ha escogido la capital catalana para organizar su primer roadshow en una ciudad del viejo continente. A la agrupación, que representa a 550 compañías del país asiático, le ha acompañado la auditora más grande de China --ShineWing-- y agencias de inversión de Shanghai y Pekín.

Competencia directa en Europa

La organización China at Barcelona Summit ha sido la encargada de abrir el apetito inversión por Barcelona entre unos empresarios que habitualmente centran su interés en Alemania, Inglaterra y Francia.

El mensaje era claro: presentar Barcelona como puerta de acceso a África. La cercanía y buena conexión con este continente les facilita la búsqueda de mano de obra barata, lo que, habitualmente, ha sido la propia seña de identidad del país asiático. Pero no ha sido el único factor que les ha llamado la atención.

Geografía, infraestructuras y apoyo institucional


El director general de China at Barcelona Summit, Jordi Martí, apunta que los empresarios han valorado las infraestructuras, el reconocimiento de las escuelas de negocios barcelonesas y el apoyo institucional.

Los encuentros vis a vis entre representantes asiáticos e instituciones locales ha sido la principal actividad en la agenda de los directivos. Pero la comitiva también ha mostrado un gran interés por el Golden Visa, el permiso de residencia que se consigue con una inversión inmobiliaria de más de 500.000 euros.

Apetito inversor

Martí explica que la inversión china en ciudad catalana todavía es incipiente. Tan sólo hay un gran proyecto sobre la mesa la inversión. El de Hutchinson en el Puerto de Barcelona. De los 500 millones previstos, la china ya ha inyectado 300 millones.

Pero el director general del encuentro sostiene que el interés es cada vez mayor, incluso entre las medianas empresas. Un apetito inversor empresarial que se suma al inmobiliario. Engel & Völkers han registrado una avalancha de estos ciudadanos que buscan una segunda residencia en la capital catalana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad