El presidente del Grupo Eroski, Agustín Markaide, en una imagen de archivo. EFE/Xoán Rey

Eroski abre su ‘todo a cien’ con la venta de las filiales

stop

La cadena de supermercados pone Caprabo y el resto de sus sociedades al mercado para cumplir con las exigencias con la banca tras la refinanciación

Barcelona, 22 de junio de 2019 (04:55 CET)

Eroski colgó el cartel de 'se vende' a la cuarentena de filiales con las que cuenta. La cadena de supermercados vasca cedió ante la banca en la última refinanciación y admitió que debía desinvertir en algunos activos. Pare será con la venta de tiendas, pero la compañía ya trabaja en un plan para abrir el capital de estas sociedades a nuevos inversores.

El grupo que preside Agustín Markaide ya explicó en la pasada presentación de resultados que buscaría compartir el accionariado de sus filiales con nuevos compañeros. Para facilitarlo, reordenó la estructura societaria y dejó a todas las empresas colgando del holding principal, que se mantendrá inalterado.

El plan se plantea a cinco años vista y, si bien está todavía en fase inicial, ya están claras algunas de las ideas que la compañía vasca tiene sobre la mesa. La mayoría ya las planteó en conversaciones informales con BBVA, la entidad de confianza de la cadena de distribución.

Eroski abrió la puerta a incorporar socios en todas las compañías. Sin embargo, Viajes Eroski, la estar gestionada de forma cooperativa, y Vegalsa, en la que ya trabaja con un socio local, quedarán fuera de la primera ronda de contacto con inversores.

Más números tienen de entrar en escena Caprabo y Forum Sport, la cadena de tiendas deportivas de la que posee el 93%. La filial catalana tiene el inconveniente de que fue adquirida por 1.125 millones de euros justo antes de la crisis; un precio muy superior al actual. Por lo tanto, deshacerse ahora de ella supondría admitir unas pérdidas contables que la matriz trata de evitar.

Con el resto de la red geográfica también sobre la mesa, Eroski abre la puerta tanto a socios industriales como a fondos de inversión. Es más, está dispuesta incluso a perder la mayoría del accionariado y a ceder parte de la gestión con tal de lograr el oxígeno financiero exigido por los bancos.

Eroski: dos refinanciaciones en menos de un lustro

El pasado marzo, Eroski logró refinanciar 1.540 millones de euros después de año y medio de negociaciones con la banca al ver como se acercaba la fecha de caducidad del acuerdo alcanzado en 2015. La compañía deberá afrontar desinversiones en los próximos años​. La intervención del Gobierno del PNV del lehendakari Iñigo Urkullu fue decisiva para el acuerdo final.

Eroski llegó a pedir una condonación de hasta 500 millones de euros de la deuda. Sin embargo, esta propuesta fue rechazada de pleno por Banco Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia, los mayores acreedores del grupo de distribución. De hecho, la entidad presidida por Ana Botín llegó a exigir por escrito al grupo vasco el cumplimiento de un plan de reestructuración después de constatar que las conversaciones amistosas iniciadas en septiembre de 2017 no daban sus frutos.

Finalmente, la empresa logró salvar filiales como CapraboVegalsa —la filial de Galicia—, la división de Baleares (la más rentable) y Forum Sport, la cadena de tiendas de deportes creada con varios exdeportistas de élite como Miguel Induráin. Sí las agrupará en sociedades "con el fin de optimizar su resultado y recursos". Además, Eroski celebra que el actual acuerdo elimina la necesidad de mercantilizar la cooperativa.

El origen de los problemas de Eroski radica en la compra de Caprabo entre 2007 y 2012. La empresa vasca pagó 1.125 millones de euros, pero las ventas de la cadena con base en Cataluña se han desplomado cerca de un 50% desde la adquisición.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad