Una de las plantas de gas de Repsol

Estados Unidos amenaza a Repsol con sanciones por seguir en Venezuela

stop

El director para las Américas del Consejo de Seguridad Nacional dice que la compañía española se enfrenta a "sanciones devastadoras"

Madrid, 19 de mayo de 2020 (11:42 CET)

La Casa Blanca tiene en el punto de mira a Repsol y a otras compañías que siguen operando en Venezuela. Así lo ha hecho constar durante la madrugada de este lunes el director para las Américas del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU, Mauricio Claver-Carona.

En declaraciones al canal de televisión internacional NTN24, Claver-Carona ha asegurado que la petrolera española, al igual que la italiana ENI y la india Reliance, se enfrenta a sanciones "devastadoras" si no deja de bombear petróleo en Venezuela para después venderlo en el mercado internacional.

El alto cargo del Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump ha sido claro en sus palabras. Considera que no puede haber excepciones, como no las han habido con la segunda mayor petrolera de EEUU, Chevron, que ha tenido que dejar de operar en el país gobernado por Nicolás Maduro.

"Les prometemos que nadie tiene excepciones para las sanciones que podamos imponer debido al transporte y los negocios con el regimend e nicolas maduro. Lo tenemos muy claro", afirmó.

En la entevista, Claver-Carona afirma que desde la dirección para las Américas del Consejo de Seguridad Nacional han explicado a las empresas que, si siguen en estas actividades, lo están haciendo bajo riesgo de sanciones que podrían ser devastadoras. "Confiamos que van a tomar las decisiones correctas", apuntó a NTN24.

El caso Rosneft

Existe un precedente que invita a pensar que las sanciones se pueden materializar. Se trata del expediente a Rosneft, que el pasado mes de febrero recibió una sanción desde la Casa Blanca y cuyo castigo fue utilizado como advertencia para el resto de empresas, como transmitió entonces Elliott Abrams, enviado especial de EEUU para Venezuela.

La medida tuvo consecuencias. La petrolera estatal china Sinochem anunció poco después que dejaba de comprar crudo a Rosneft, lo que supuso un golpe muy duro para la petrolera, participada en su mayoría por el estado ruso.

 

Hemeroteca

Repsol
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad