Fernando Ruiz perderá 200 millones al no auditar a los grandes del IBEX

stop

El presidente de la auditora Deloitte se queda sin las cuentas de BBVA, Santander, Bankinter, Repsol y Enagás, y solo ha logrado el contrato de Indra

Fernando Ruiz, presidente de Deloitte España

04 de agosto de 2016 (11:47 CET)

Las dudas generadas por las auditorías llevadas a cabo en empresas como Bankia o Abengoa están costando un dineral a Deloitte. Son ya unos 200 millones de euros los que se ha dejado por el camino tras la rescisión de los contratos con BBVA, Santander, Bankinter, Repsol y Enagás.

Las compañías están aprovechando la nueva ley que entró en vigor el pasado mes de junio, y que obliga a las compañías cotizadas a rotar de auditor principal como mínimo cada diez años.

Ya lo han hecho la mitad de las empresas que cotizan en el selectivo. En esos 200 millones menos de ingresos se incluyen los emolumentos percibidos por el contrato principal más otros relativos a otras actividades auditoras.

Deloitte se llevó en 2015 el 59% de los trabajos de auditoría del IBEX

En 2015, Deloitte,  al ser el auditor principal de la mayoría de las grandes compañías, ingresaba 109 millones por ese contrato principal, un 9,18% más que en 2014. De hecho, la firma presidida en España por Fernando Ruiz se llevó el 59% de los ingresos percibidos por los trabajos realizados a compañías del Ibex.

Con motivo de la nueva normativa, que transpone una directiva europea, casi la mitad de las empresas del Ibex han cambiado de auditor o lo harán en los próximos meses. En este sentido, Acerinox, Aena, BBVA, Santander, Bankinter, Enagás, Iberdrola, Indra, Viscofan, Telefónica y Repsol cambiarán de auditor desde este mismo ejercicio. 

Cambios anteriores a la entrada en vigor de la normativa

A estas compañías se suman Bankia, Gamesa, Mapfre y Red Eléctrica, que hicieron el cambio antes de la entrada en vigor de la normativa con el fin de cumplir con los principios de buen gobierno corporativo.

La pérdida de credibilidad de Deloitte está siendo aprovechada por PwC y KPMG. La primera auditará al Banco Santander ya en 2016 y a Telefónica desde 2017, mientras que KPMG hará lo propio con la auditoría de BBVA e Iberdrola a partir de 2017.

KPMG y PwC aprovechan la caída de Deloitte

La última empresa del Ibex en sumarse a los cambios ha sido Viscofan, que también ha optado por PwC como su nueva firma de auditoría para los ejercicios 2017, 2018 y 2019. La firma presidida por Gonzalo Sánchez también ha ganado los contratos para auditar las cuentas de Acerinox, Bankinter y Repsol.

Por su parte, KPMG auditará, además de las cuentas de BBVA e Iberdrola, las de Aena, durante, como mínimo, 2017, 2018 y 2019. En esta rotación también sale malparada EY. Ha perdido las cuentas de Iberdrola, Telefónica y Viscofán, y ha ganado la de Enagás.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad