Fiat cambia Milán por Wall Street

stop

El grupo automovilístico adopta un nuevo nombre comercial, Fiat Chrysler Automotive, y reestructura su actividad entre Italia, Estados Unidos, Holanda y Reino Unido

El consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne | ED

29 de enero de 2014 (17:26 CET)

Golpe de timón en Fiat. La automovilística italiana ha anunciado este miércoles que abandona parcialmente Italia para iniciar una nueva etapa en Wall Street. La toma de control de los alpinos del 100% del accionariado de Chrysler a principios de mes marca el nuevo plan de negocio de la compañía. El proceso de reestructuración afecta desde el nombre comercial del grupo, que a partir de ahora será Fiat Chrysler Automotive, a la sede fiscal.

El consejero delegado del grupo, Sergio Marchionne, ha asegurado que su estreno en la bolsa de Nueva York (Estados Unidos) no implicará el abandono de Italia. Mantendrá las cuatro factorías que tiene en el país y una filial cotizará en el parqué de Milán. Igual que el centro de desarrollo en Turín. A este grupo de factorías se le deberá sumar las plantas que Chrysler tiene en Detroit (EEUU), cuya actividad tampoco parará.

Sede social

La cuadratura del círculo se da en el apartado social. La sede de la nueva Fiat estará situada en Holanda y pagará los impuestos en Reino Unido, un mapa más favorable a sus intereses fiscales.

Los detalles menores del nuevo plan de empresa se darán a conocer en mayo. Marchionne ha avanzado que las marcas que se impulsarán más serán Alfa Romeo, Jeep, Ferrari, Maserati y Fiat. Se enfocarán al mercado estadounidense los modelos de Chrysler, Dodge y RAM y se dejará en un tercer plano Lancia. De hecho, sólo se comercializará un vehículo, el Ypsilo, en Europa.

Resultados

La adquisición de la estadounidense Chrysler ha permitido a los italianos mejorar las ganancias de 2013 el 118% si se comparan con el ejercicio anterior. Los beneficios de la nueva Fiat alcanzaron los 1.951 millones de euros. Aunque el escenario cambia si no se tiene en cuenta la aportación de la marca de Detroit. El fabricante italiano habría perdido 441 millones el año pasado, el 60% por debajo de las pérdidas de hace un año.

La fabricación anual del grupo resultante de la fusión alcanza los 4,5 millones de automóviles. Cifra que convierte a Fiat Chrysler Automotive en uno de los principales grupos mundiales de automoción, junto a General Motors y Volkswagen.

Propiedad

El presidente del grupo resultante será uno de los empresarios más conocidos de Italia a pesar de que nació en Estados Unidos, John Elkann. Es el nieto del patriarca de Fiat, Giovanni Agnelli. Su familia es el accionista de control de la nueva multinacional de la automoción.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad