Ficosa trasladará a la antigua Sony de Viladecavalls la producción de Mollet y de Rubí

stop

El grupo catalán del sector del automóvil recupera el nivel de actividad previo a la crisis y gana 20 millones

26 de enero de 2011 (16:46 CET)

La multinacional catalana del sector del automóvil, Ficosa, saturará las instalaciones de la antigua planta de Sony en Viladecavalls. Convertirá la factoría en un centro de innovación en el campo de la electrónica, lo que ayudará a la compañía transformarse y diversificar productos y clientes.

La operación, fruto de la compra en 2010 de la planta de la multinacional japonesa en Barcelona, permite reorganizar el grupo en Catalunya. Así, cerrará el centro de Ficosa en Mollet del Vallès y las oficinas de la capital catalana, además de convertir la fábrica de Rubí en un centro de excelencia en renovables.

Viladecavalls albergará, pues, unos 1.600 empleados, los 920 que procedían de Sony más los casi 700 que trabajan para el grupo. Unos 400 en Mollet (en el ámbito de ingeniería), 300 de Rubí y 50 de Barcelona.

Traslado a Soria

Ficosa ofrecerá, además, a los 90 trabajadores de Mollet que no se dedicaban al área de ingeniería el traslado a la fábrica de Soria, donde la compañía concentra el know-how de la actividad de pintura y que fabricará espejos exteriores.

En Rubí, la multinacional catalana cerrará su planta actual, dedicada a los sistemas de freno y cambio de marchas y al soplado, aunque prevé abrir otra en un lugar cercano donde trabajarán un centenar de empleados.

La información citada la han revelado los máximos responsables de la empresa. Ha destacado que el su objetivo es que el 30% de la producción de la compañía en el año 2014 sean fruto ya de esta diversificación.

Actividad recuperada

Los presidente y consejero delegado de Ficosa, Josep Maria Pujol y Xavier Pujol, respectivamente, han destacado que, en paralelo a esta reestructuración estratégica, el grupo ha recuperado el nivel de actividad que tenía antes de la crisis. Así, ha cerrado el año 2010 con un resultado neto de aproximadamente 20 millones de euros.

"Teníamos que reestructurar la compañía para no acometer un suicidio", ha señalado el fundador del grupo, Josep Maria Pujol, tras recordar la brusca caída de ventas en 2008 y 2009 como consecuencia de la crisis y su impacto en el sector de la automoción.

Ficosa, grupo fundado en 1949 y presente en diecinueve países, donde tiene 7.000 empleados, le llevará a fabricar productos de mayor valor añadido vinculados a la seguridad (como cámaras de visión de pájaro y cajas que avisan de peligros para los vehículos), las comunicaciones y la eficiencia energética.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad