'Floro' sigue sin convencer a la banca para salvar ACS

stop

La constructora pacta con Société Générale la venta futura de las acciones de Iberdrola para ganar oxígeno, pero sigue sin amarrar la solución a más de 4.600 millones

Florentino Pérez, presidente de ACS

16 de julio de 2012 (21:26 CET)

La constructora de Florentino Pérez (Floro), ACS, sigue ahogada por las deudas. A pesar de la refinanciación parcial, el grupo continúa sin resolver los problemas con la banca. Este lunes, ACS ha explicado al mercado cómo ha conseguido renegociar 1.600 millones de euros gracias a la participación en Iberdrola (14%).

Floro ha llegado a un acuerdo con Société Générale para la venta futura del 8% de las acciones de la eléctrica en un plazo de tres años, liquidable en papel o dinero, a elección de la propia compañía. El banco francés se garantiza el dividendo que genere ese paquete. A cambio, el constructor gana un balón de oxígeno pero sigue sin encontrar la solución para más de 4.600 millones. Además la participación en la eléctrica queda reducida a un 6%.

Según un comunicado de ACS a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el préstamo de valores lo concede ACS a Société Générale y lo hace sobre el 8,25% del capital de la eléctrica. Además, la entidad francesa se ha comprometido, con ocasión de cada junta general de Iberdrola, a hacer "sus mejores esfuerzos" para que ACS mantenga los derechos políticos de la participación. La española no aclara si continúa en posesión de los derechos políticos de ese porcentaje.

Más ventas

Esta operación ha conseguido apagar el fuego de momento, según varias firmas de inversión. La deuda de la compañía asciende a 10.500 millones de euros, contando a la alemana Hochtief, según la cuenta de resultados de la compañía del primer trimestre.

De todo este montante, 5.835 millones de euros de financiación están referidas a acciones en otras compañías. Tras deshacerse de parte de Iberdrola y de su participación en Abertis en abril, esta cantidad se ha reducido en 1.500 millones de euros. Pero no es suficiente.

Los bancos siguen apretando al grupo constructor ya que la refinanciación no ha sido con el anterior grupo de bancos con el que obtuvo el crédito, comandado por BBVA, sino que Floro ha tenido que acudir a Société Générale para obtener resultados. Fuentes financieras señalan que para este año la constructora tiene que seguir negociando algunos créditos.

ACS tiene deuda propia por más de 4.600 millones de euros y, según estas mismas fuentes, es ahí donde tiene el escollo más grande la compañía. “Al fin y al cabo, la mayoría de las garantías de los créditos en participadas son las propias acciones. Si a ello se le suman los dividendos, es más fácil poder cumplir con la banca en estos casos”, señalan.

Aplaza Iberdrola

En paralelo, Floro ha conseguido aplazar hasta 2015 el problema financiero con Iberdrola. Además de la nueva refinanciación con Societé Générale, el grupo español tiene que superar el vencimiento del crédito de 2.400 millones de euros con el que compró parte de las acciones de la eléctrica a través de Natixis. Según Merril Lynch, este contrato vence en marzo de 2015 y calcula que ACS requiere 1.700 millones de euros de garantías en cash o acciones.

La mayoría del mercado ve positiva la refinanciación, a pesar de la escasa información de ACS al respecto. Varias firmas de inversión creen que el riesgo de venta de acciones de Iberdrola está superado, aunque no descartan que el panorama se le complique a Floro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad