Fracasa la mediación entre los Pujol y los Tarragó sobre Ficosa

stop

CONFLICTO FAMILIAR

Xavier Pujol, consejero delegado de Ficosa

25 de junio de 2012 (20:52 CET)

El consejero delegado de Ficosa, Xavier Pujol, y el ex vicepresidente ejecutivo del grupo de componentes de la automoción, Josep Maria Tarragó, han fracasado en su intento de llegar a un acuerdo sobre el control accionarial de la compañía. Ambos directivos, primos hermanos, se han sentado en varias ocasiones junto a sus abogados para intentar remediar el enfrentamiento familiar que se inició el día en que los Pujol echaron a los Tarragó de la factoría de Viladecavalls (Barcelona), hace casi un año.

Aunque desde ambos bandos expresan su intención de llegar al ansiado pacto, no han conseguido fijar un punto de encuentro. El enfrentamiento sigue su curso legal en varios tribunales, tanto mercantiles como penales y de diversos países, según informan fuentes conocedoras del proceso judicial a Economía Digital.

Enroque de posiciones

Los Tarragó defienden ante los magistrados que sus primos realizaron movimientos accionariales “poco transparentes” para romper el equilibrio de fuerzas entre ambos en la propiedad. Inicialmente, las dos familias fundadoras se repartían un 47% de los títulos, mientras que el 5% restante estaba en manos de minoritarios. Básicamente, los trabajadores con una carrera más larga en Ficosa.

Según consta en el Registro Mercantil de Barcelona, actualmente existen cuatro grupos que se reparten la mayoría de títulos de la compañía. El 43,91% queda en manos de la sociedad Pujol, Tarragó i Cia, la holding de los hermanos Tarragó; mientra que el resto se reparte entre empresas dominadas por los Pujol.

En la mediación, los Tarragó querían recuperar de nuevo el statu quo en la propiedad. Fuentes conocedoras del proceso afirman que no se entró a negociar el reparto de acciones, aunque los Pujol ofrecieron a sus primos reincorporarse a la multinacional con las mismas condiciones laborales que antes de las desavenencias. Un extremo que se rehusó.

Resultados económicos del grupo

Los procesos judiciales tienen lugar en un momento clave para Ficosa. En el seno del conflicto familiar está la discrepancia en la gestión de la multinacional, sobre todo por la adquisición de los activos industriales de Sony en Viladecavalls en diciembre de 2010.

La compañía no ha hecho públicos los resultados del último ejercicio. Fuentes jurídicas consultadas por ED le auguran un sombrío futuro si no da un golpe de timón y recupera la viabilidad económica. Por ahora, la cúpula de Ficosa intenta una reestructuración laboral para conseguir que la factoría del Vallès Occidental sea rentable.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad